Articulaciones de las caderas del bebé

Tiempo de lectura: 3 minutos

En el equilibrio de todo el miembro inferior, la articulación de la cadera juega un papel determinante. De su posición y movilidad depende a su vez la posiciones de la pelvis, de la columna vertebral y de las piernas, y por consiguiente, cómo se orienta el cuerpo en su conjunto. Por otro lado, la correcta organización de todo el miembro inferior del bebé, posibilitará la realización de empujes, recepciones del peso y rebotes, lo cual facilitará a su vez una correcta posición de pie y un desarrollo armonioso de la marcha. Por ello, es tan importante favorecer al máximo la movilidad de esta articulación antes de que el niño se ponga de pie (1).

Pero, ¿sabes exactamente dónde están y cómo son las caderas de tu bebé?

La articulación de la cadera (imagen 1) está formada por una esfera, llamada cabeza del fémur, que encaja en una concavidad situada en la pelvis, el acetábulo.

cadera
Imagen 1. Dibujo que ilustra la articulación de la cadera izquierda.

En algunos recién nacidos, el acetábulo no es lo suficientemente profundo y la cabeza del fémur puede salirse parcial o completamente. Esto se llama “displasia del desarrollo de la cadera”.

Post-BB01ok
Imagen 2. Imagen de un bebé boca arriba. El círculo azul indica dónde se encuentra la articulación de la cadera derecha sana.


¿Cómo puedo ayudar a que se formen correctamente las caderas?

En general para la formación de esta articulación es necesario que las piernas puedan mantenerse separadas (giradas hacia fuera) y flexionadas. De esta forma, la cabeza del hueso fémur y el acetábulo podrán desarrollarse adecuadamente (2).

Naturalmente el bebé experimenta una y otra vez la movilidad de esta articulación con las piernas giradas hacia afuera y flexionadas (imagen 3). Por ejemplo, cuando se agita, mueve las articulaciones de sus caderas flexionándolas y extendiéndolas. Este movimiento siempre es más amplio en flexión que en extensión.

No obstante, en bebés sanos, es posible que exista una pequeña limitación o resistencia. Para eliminar cualquier atisbo tensional en los músculos que impiden estos movimientos naturales, que moldearán la articulación, facilitaremos posición de flexión y rotación externa porque, como hemos visto, es la que mejor encaja la articulación en su cavidad. Para ello, aprovechando los cambios de pañal, podemos jugar a llevar el dedo gordo del pie a su nariz, o colocarlo dentro de su campo de visión o hacer palmitas con la plantas de sus pies cantándole alguna canción.

En casos leves de displasia se recomienda poner doble pañal para conseguirla. En casos más severos el médico indicará órtesis. Se trata de dispositivos diseñados para posicionar las caderas permanentemente en máxima flexión, abducción y rotación externa (2). Existen diferentes tipos. El médico especialista te indicará cuál es la más apropiada para tu bebé.

Si porteas a tu bebé, el porteo ergonómico respeta totalmente la posición adecuada de la cadera a todas las edades , como ya hemos visto en el post “El porteo ergonómico es la mejor forma de cuidar tu espalda y la de tu bebé” de Lorena Gutiérrez:
http://www.bezoya.es/bebe-a-bordo/el-porteo-ergonomico-es-la-mejor-forma-de-cuidar-tu-espalda-y-la-de-tu-bebe/

Cuando el pequeño ya se sienta en el suelo para jugar, lo que hay que evitar es que lo haga en “W” o posición de “sastre invertido”, es decir, de rodillas con los pies hacia fuera (ya que esto coloca la coxofemoral en rotación interna). Esta postura, impide que la anteversión femoral que existe desde el nacimiento, disminuya progresivamente con el crecimiento. En su lugar, deben sentarse con las piernas cruzadas “como los indios”. También han de evitar sentarse sobre uno de los talones o sobre ambos si están arrodillados.

post-w
Postura “W”

Por último, la colocación en los bebés acostado de lado no es muy recomendable, ya que puede tener efectos negativos sobre el desarrollo de las caderas, pues provoca que las piernas estén juntas, una al lado de la otra y no separadas. Por tanto, no debería ser la más posición más frecuente (3). En su lugar, la posición boca arriba será la más favorable para la organización futura de su desarrollo.

Fuentes:

  • Marie-Madeleine Bézieres, Yva Hunsinger. Aprendo con mi bebé… los gestos de la relación y del bienestar. Editores Independientes. Alicante.
  • http://bit.ly/1dxaYb3
  • Barbara Zukunft-Huber. Gimnasia para bebés. 3ª Edición. Editorial Paidotribo. Barcelona.


El masaje infantil como herramienta del papá para construir el vínculo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cada vez son más los hombres que reclaman un papel más activo y participativo en la crianza de sus bebés. Muchos papás se empiezan a plantear ya desde el embarazo cuál va a ser su rol en la crianza del bebé, deseando que dicha crianza se base en una toma de decisiones compartida entre ambos progenitores, y un estrecho vínculo con sus hijo/a.

Existe un gran número de publicaciones en torno a la construcción del vínculo materno-infantil: sobre la importancia del contacto piel con piel durante las primeras horas de vida del bebé, sobre el papel de la lactancia y de otros cuidados a la hora de favorecer el vínculo entre la mamá y el bebé. Pero, ¿dónde queda el papá en lo que al establecimiento del vínculo se refiere? ¿Está el hombre biológicamente preparado para desarrollar un vínculo afectivo con su bebé?

La oxitocina, también llamada “hormona del amor”, es la hormona que en los mamíferos asegura la supervivencia de las crías, ya que media en comportamientos como el cuidado, protección y amor por parte del adulto. Es una hormona que segrega el organismo de la mujer durante el embarazo, aumenta en el parto y tras el nacimiento del bebé, y es la responsable de que bebé y mamá se vinculen. La buena noticia para los hombres es que se ha visto que esta hormona también se modifica en los papás que cuidan de sus hijos. Incluso se ha comprobado por resonancia magnética que los circuitos neuronales que se activan en el hombre cuando cuida de su bebé pueden llegar a ser muy similares a los que se activan en la mujer. Es decir, existe evidencia científica de que en el hombre se desencadenan también cambios a nivel hormonal y de sistema nervioso responsables del vínculo con su bebé.

En lo que al bebé respecta, la piel y todo lo que recibe a través de ella, constituyen su primer lenguaje (2). El contacto piel con piel, los abrazos, el masaje o las caricias, son mensajes que el sistema nervioso del bebé recibe y procesa como privilegiados, vinculándose con la persona de quien los recibe.

El masaje infantil podría describirse como una herramienta que facilita el establecimiento del vínculo entre el papá y el bebé. El masaje no sólo lo componen los pases que hacemos con nuestras manos sobre la piel del bebé, sino que en realidad es un momento especial donde se crea un entorno que favorece la comunicación y el conocimiento mutuo entre el bebé que lo recibe y el adulto que lo realiza (3). Es importante a la hora de realizar el masaje, prestar atención a los siguientes puntos:

  • La posición que adopta el adulto debe ser cómoda, permitiéndole observar al bebé para reconocer sus  gestos de agrado o desagrado. La posición del bebé debe favorecer el contacto visual.

  • Acompañar el masaje con palabras y mensajes de afecto, incluso canciones. El bebé reconoce la voz de su papá y es capaz de distinguirla de la de otros hombres.

  • Utilizar aceites sin olores fuertes, para no bloquear un sentido muy potente en el bebé: el olfato. Mediante el olfato el bebé será capaz de reconocer a las personas más cercanas, en este caso a su papá.

Muchos papás, incluso, reclaman el masaje como «su momento» con el bebé, ya que biológicamente, las mamás disponen de otros mecanismos de vinculación afectiva con sus hijos, como la lactancia. Además del masaje, existen otras prácticas como el porteo ergonómico, como se expone en el post “El porteo ergonómico es la mejor forma de cuidar tu espalda y la de tu bebé”(http://www.bezoya.es/bebe-a-bordo/el-porteo-ergonomico-es-la-mejor-forma-de-cuidar-tu-espalda-y-la-de-tu-bebe/), al alcance de aquellos papás implicados en el cuidado de sus bebés y que desean mantener un estrecho contacto con sus pequeños, favorecer el desarrollo del bebé y establecer un apego seguro.

Fuentes:



El porteo ergonómico es la mejor forma de cuidar tu espalda y la de tu bebé

Tiempo de lectura: 4 minutos

File2

Llevar a tu bebé cerca de tu cuerpo tiene muchos beneficios, tanto para tu bebé como para ti, papá o mamá (1). Al sentirte cerca, escuchando el latido de tu corazón, el bebé se siente protegido, llora menos, duerme mejor e incluso se reduce el riesgo de sufrir cólicos del lactante (2). Para ti, el hecho de mantener una cercanía con tu hijo, te ayuda a atender antes sus necesidades, favorece la lactancia materna e incluso se ha demostrado que se segregan endorfinas u hormonas del bienestar (3).

 

Pero además, al utilizar un portabebé ergonómico, ayudamos a proteger las espalda del adulto y del bebé. Si decidimos recurrir a una mochila u otro tipo de portabebé, es importante vigilar la forma en que colocamos al bebé, para proteger su frágil columna, y la del adulto que lo transporta. El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid recomienda el uso del porteo ergonómico a la hora de llevar a nuestros hijos cerca (4).

Pero ¿qué significa porteo ergonómico?

File3

Transportar al bebé de forma ergonómica es hacerlo respetando su posición fisiológica, o  lo que es lo mismo, lo que en el argot del porteo se llama “posición de ranita”, y que se caracteriza por los siguientes puntos:

  • Espalda del bebé en forma de “C”, vigilando que la tela del portabebé dé un buen soporte en todos los puntos de la espalda del bebé.
  • Piernas en forma de “M”, quedando las rodillas más altas que las caderas, y las piernas separadas entre sí en un ángulo de 90º. Para ello, el asiento que forma la tela del portabebé debe mantener el culete y las rodillas del bebé en una buena posición y proporcionar una buena sujeción. En esta posición, las caderas (inestables todavía en los primeros meses de vida), se colocan en una posición óptima para un buen desarrollo
  • Cabeza cubierta si todavía no mantiene su cabeza o si está dormido.

Sin embargo, el que un portabebé sea ergonómico no lo es todo, sino que hay que utilizarlo adecuadamente. Para respetar la posición fisiológica, el bebé debe ir siempre mirando hacia nosotros, ya sea en la parte delantera de nuestro cuerpo, en nuestra cadera o en la espalda. Está totalmente contraindicado colocar al bebé mirando hacia delante, ya que esto obligaría a su columna a adoptar una posición de C invertida, además de aumentar su nivel de estimulación, sin que esté preparado para protegerse de ello.

La altura a la que lo colocamos es también importante. Si lo llevamos delante o en la cadera, tenemos que ser capaces de dar un beso en su cabeza, simplemente inclinando nuestra cabeza hacia abajo. Si el bebé va en la espalda, la altura a la que lo colocamos dependerá de su edad, y de si va despierto y queremos que pueda ver el entorno por encima de nuestro hombro, o si va dormido y necesitamos que apoye la cabeza en nuestra espalda.

File4

¿Cómo protege el porteo ergonómico nuestras espaldas?

La posición en forma de C (posición fetal) favorece la formación de la curva dorsal, que es la primera de las curvas en formarse en la espalda. Posteriormente se forma la curva cervical, cuando el bebé es capaz de mantener la cabeza, y por último la curva lumbar (5).  Para evitar dolores de espalda a edades tempranas, es importante mantener la flexibilidad y la capacidad de colocarse en posición fetal.

Además, el movimiento continuo al que se adapta el bebé cuando va pegado a nosotros, es un estímulo para su equilibrio que hace que empiece a trabajar la musculatura “buena” (es decir, musculatura profunda de la espalda), y que en un futuro le permitirá adoptar una posición erguida y protegerá de dolores de espalda (1).

Por último, para el adulto, un portabebé ergonómico permite repartir el peso del bebé en nuestro tronco, y no sobrecargar nuestro cuello y hombros, que es lo que ocurre cuando cogemos a nuestros bebés durante mucho tiempo sin ayuda de un portabebé. Para comprobar esto, podemos hacer un sencillo ejercicio que consiste en coger a nuestro bebé en brazos, pedir a otra persona que nos haga una foto de perfil. A continuación colocar a nuestro bebé en un portabebé ergonómico y pedir una nueva foto de perfil. Compara la posición de tu espalda con y sin portabebés, seguro que los resultados te sorprenderán.

File5

Fuentes:

 (1) Beneficios del uso del portabebés. Hacer Familia, en colaboración con el Colegio Profesional de la Comunidad de Madrid. http://m.youtube.com/watch?v=Qt_PV09kwuc

(2)Increased carrying reduces infant crying: a randomized controlled trial. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3517799?dopt=Abstract

(3)Cógeme Mamá: Qué pedirle a buen portabebés: http://redcanguro.files.wordpress.com/2010/03/portabebes_tbb203_redcanguro.pdf

(4)Los fisioterapeutas recomiendan el portabebés frente al carrito para transportar a los niños. https://www.cfisiomad.org/Pages/detalle_notaprensa_pub.aspx?idnota=67&BackRedirect=https://www.cfisiomad.org/Pages/camp_comunicacion.aspx

(5) Estructuración psico-corporal en el niño, visto desde la óptica del método G.D.S. http://www.apgds.com/sites/apgds/pages/medias/documents/articlei–11.pdf