La piel tras el embarazo

Tiempo de lectura: 2 minutos
Bebé a Bordo

Maternidad, consejos y experiencias de mamás reales

Tras el embarazo, la piel puede experimentar una serie de cambios consecuencia, primero de la adaptación hormonal y circulatoria del periodo gestacional al periodo cíclico reproductivo, y segundo a los cambios anatómicos de volumen por la reducción del tamaño del vientre y la menor retención de líquidos. Estos cambios pueden ir consolidándose a lo largo de varios meses. Por ello, es importante cuidar la piel tras el embarazo. Entre las medidas generales que se recomiendan están el hacer ejercicio físico moderado, hidratarse la piel con cremas y evitar la exposición solar intensa.

Los cambios más llamativos que pueden ocurrir son la aparición de manchas (cloasma o melasma), la celulitis y las estrías.

Cloasma/Melasma

El cloasma o melasma es una pigmentación facial característica. Aparecen manchas de un color marrón más o menos oscuro en la frente, mejillas o región peribucal. Su origen está en los cambios hormonales. La mejor manera de prevenirlos es evitar la exposición solar intensa.

Celulitis

La celulitis, también conocida por ‘piel de naranja’, es una acumulación de tejido graso que forma bultos y hoyos en la piel de las nalgas, los muslos y las caderas. Puede haber una predisposición familiar y se desencadena por factores principalmente hormonales que conducen a retención de líquidos y cambios vasculares en el tejido graso. El estrés, una vida sedentaria, tomar excesivos alimentos abundantes en hidratos de carbono, así como fumar y tomar alcohol en exceso empeoran la celulitis. Es por ello que la práctica regular de ejercicio, una dieta sana y equilibrada así como evitar o abandonar el tabaco y el alcohol ayudan a prevenir su aparición.

Celulitis tras el embarazo

Estrías

Las estrías son marcas lineales en la piel de color rojo, rosado o blanquecino que aparecen en zonas donde ha habido un cambio de volumen corporal. Son típicas en el abdomen de las embarazadas o después del parto, en caderas y muslos así como en brazos. Aparecen a consecuencia de una pérdida de elasticidad del tejido de sostén que se encuentra debajo de la piel.

En cualquier caso es importante recordar que si desea hacerse algún procedimiento terapéutico o cosmético para corregir estos problemas, lo más recomendable es acudir al dermatólogo. Es el profesional que mejor conoce la piel y las contraindicaciones de los procedimientos estéticos.

Además, te dejamos otros dos artículos relacionados por si quieres tener más información al respecto:

Dr. Urbà Gonzalez

Dir. Unidad Dermatología Clínica Go&Fer Barcelona

Igual te interesa seguir un rato

Tras el embarazo, la piel puede experimentar una serie de cambios consecuencia, primero de la adaptación hormonal y circulatoria del periodo gestacional al periodo...
Leer más
Tras el embarazo, la piel puede experimentar una serie de cambios consecuencia, primero de la adaptación hormonal y circulatoria del periodo gestacional al periodo...
Leer más
Tras el embarazo, la piel puede experimentar una serie de cambios consecuencia, primero de la adaptación hormonal y circulatoria del periodo gestacional al periodo...
Leer más
Tras el embarazo, la piel puede experimentar una serie de cambios consecuencia, primero de la adaptación hormonal y circulatoria del periodo gestacional al periodo...
Leer más