Alimentación complementaria para el bebé

Tiempo de lectura: 4 minutos
Bebé a Bordo

Maternidad, consejos y experiencias de mamás reales

Muchas madres se preguntan cuál será el momento correcto para introducir los alimentos a sus peques, y es que cuando la leche materna deja de ser suficiente para atender las necesidades nutricionales del bebé, hay que añadir alimentos complementarios a su dieta. La alimentación complementaria debe empezarse en el momento adecuado. En general, todos los niños sanos deben empezar a recibir otros alimentos, sin olvidar que la lactancia materna exclusiva debe abarcar al menos los 6 primeros meses de vida. Los alimentos deben tener una consistencia y variedad adecuadas (como papillas o puré), y deben darse en cantidades apropiadas, sin obligar ni forzar al bebé -él se regula muy bien solito-, y debemos adaptar la frecuencia también. Todo esto, que permita al peque cubrir las necesidades nutricionales.

La alimentación complementaria es uno de los períodos más importantes en el crecimiento del pequeño. Además, debemos hacerlo de forma progresiva, respetando sus tiempos y cantidades.

Alimentación complementaria para el bebé

Lo que debemos hacer es incorporar un alimento nuevo cada vez, sin otros sabores desconocidos que lo puedan abrumar, y luego ir probando ese mismo con distintas preparaciones. Además, así nos daremos cuenta si dicho alimento le cae bien al bebé, y si no genera ninguna reacción alérgica, ya que es mucho más fácil conocer el causante si le presentamos un solo alimento nuevo a la vez.

Si en alguna ocasión no le gusta un alimento no debemos rendirnos: se lo podemos dar a probar más adelante, en otra ocasión o incluso con una preparación distinta. Es importante explicar que no es necesario agregar sal o azúcar, ya que los peques, a diferencia de nosotros, no tienen punto de referencia entre alimentos salados o dulces.

¿Cómo saber si el peque está listo?

Cuando comienza el periodo de alimentación complementaria, empezaremos entonces con una comida al día hasta llegar a las 2-3. Debemos recordar que siempre se mantendrá la lactancia a demanda.

Para que tengan algunas ideas de cómo preparar los alimentos, y qué recetas pueden servir, aquí les dejamos algunas:

Receta #1 – Avena con ciruela

Puré de avena con ciruela

Ingredientes:

30 gramos de avena en copos

4 ciruelas pasas

Preparación:

– Colocar la avena en un procesador para que quede finamente molida.

– En una cacerola pequeña, mezclar con 1 taza (250 ml) de agua.

– Llevar a ebullición a fuego medio-alto, y bajar el fuego. Cocinar a fuego lento, revolviendo constantemente hasta que la mezcla se espese, aproximadamente 5 minutos.

– Para que sea menos espesa, agregar agua, leche materna o fórmula.

– Sacar del fuego y apartar. Dejar enfriar a una temperatura segura.

– En otra cacerola a fuego medio, combinar las ciruelas con ¾ de taza (180 ml) de agua.

– Cocinar a fuego lento hasta que las ciruelas pasas queden tiernas, como 8 minutos. Retirar del fuego y dejar que se enfríe un poco.

– Hacer un puré con las ciruelas: pasar en una licuadora o procesador de alimentos hasta que quede suave y añadir otro poco de agua si la mezcla queda espesa.

– Cuando esté listo, servir un poco de avena y agregar las ciruelas.

Receta #2 – Puré de guisantes

Puré de guisantes

Ingredientes:

1 taza (155 g) de guisantes

2 pequeñas hojas de menta picada

Preparación:

– Colocar los guisantes en una cacerola y verter un chorrito de agua (como 2-3 cm).

– Colocar la cacerola a fuego medio-alto, tapar y llevar a ebullición hasta que queden tiernos.

– Retirar del fuego y lavar los guisantes con agua fría para enfriar rápido

– Llevar los guisantes y hojas de menta a una licuadora o procesador y procesar hasta obtener un puré muy suave, y si es necesario, añadir un poco de agua, la leche materna o la fórmula.

Receta #3 – Remolino de yogurt y cereza

Puré de yogur y cerezas

Ingredientes:

1 taza (125 g) de cerezas

Yogurt normal sin azúcar

Preparación:

– Procesar/licuar las cerezas hasta obtener un puré.

– Colocar una cacerola a fuego medio y llevar a fuego lento. Cocinar hasta que el puré comience a espesar -aproximadamente 5 minutos-.

– Pasar a un bol y dejar enfriar.

– Añadir yogur en el plato y con una cuchara hacer un remolino con el puré de cerezas.

Receta #4 – Puré de pavo

Puré de pavo

Ingredientes:

250 g de pavo picado

Preparación:

– En una sartén pequeña a fuego medio mezclar el pavo o el tofu y 3 cucharadas de agua.

– Cocinar y desintegrar el pavo con una cuchara hasta que ya no esté rosado y completamente cocido, por unos 4 minutos. El tofu, cocinarlo hasta que quede dorado. Retirar del fuego y dejar que se enfríe un poco.

– Hacerlo puré en una licuadora o procesador.

– Se puede acompañar con puré de verdura.

* Todos se pueden refrigerar en un recipiente hasta tres días, o congelar durante tres meses. Se puede colocar la mezcla en bandejas de cubitos de hielo para porciones individuales que son más fáciles de descongelar.

Victoria Lozada. Nutricionista.

Igual te interesa seguir un rato

Muchas madres se preguntan cuál será el momento correcto para introducir los alimentos a sus peques, y es que cuando la leche materna deja...
Leer más
Muchas madres se preguntan cuál será el momento correcto para introducir los alimentos a sus peques, y es que cuando la leche materna deja...
Leer más
Muchas madres se preguntan cuál será el momento correcto para introducir los alimentos a sus peques, y es que cuando la leche materna deja...
Leer más
Muchas madres se preguntan cuál será el momento correcto para introducir los alimentos a sus peques, y es que cuando la leche materna deja...
Leer más