Primera visita pediátrica

Tiempo de lectura: 4 minutos

La primera visita al pediatra suele ser, en los casos en los que no ha habido consulta pediátrica prenatal, el primer contacto de la familia reciente con el especialista que los acompañará en el proceso de crianza del nuevo integrante. Por ello se recomienda buscar información previamente, para elegir un profesional acorde con nuestra filosofía de vida y con los cuidados del bebé. Esta primera consulta suele ser a los 7-10 días de vida del niño, una vez hemos salido del hospital en caso de parto hospitalario.

En ella se recabará información sobre todos los antecedentes del embarazo y el parto, los hábitos de vida de la familia -con especial atención a la adaptación al nuevo bebé-, cómo se desarrolla la lactancia, y al estado de los padres (principalmente la mamá) y a su manejo y seguridad en el cuidado del pequeño.

Primera visita al pediatra

También se realizará un examen físico del recién nacido que incluye una exploración general y la antropometría: peso, talla y perímetro cefálico, y en la medida de lo posible la observación de una toma de pecho. Al realizar dicho examen hay algunas características que es conveniente explicar a los padres:

– la actitud flexionada del bebé, con brazos y piernas “recogidos”, es lo normal;

– el color rosado de la piel y a veces un poco amarillo, pero con manos y pies más pálidos y fríos. Pueden aparecer también pequeños granitos blancos en la nariz o mejillas (millium); manchas rojizas por todo el cuerpo, excepto palmas y plantas (eritema tóxico); mancha azulada o grisácea, en nalgas y zona lumbar (mancha mongólica); nevus o angiomas simples en frente, párpados, nariz o nuca;

Primera visita al pediatra

– las fontanelas anterior y posterior son dos zonas blandas en la cabeza, y las suturas son las líneas de unión de los huesos que pueden estar acabalgadas (cordón palpable) los primeros días;

– la lengua tiene que poder moverse libremente arriba y fuera de la boca. Si no es así, puede que se deba a un frenillo sublingual corto que, cuando dificulta la lactancia, se tiene que solucionar cuanto antes;

– la respiración suele ser irregular y se acompaña de movimiento del abdomen;

– el cordón umbilical se va secando y oscureciendo hasta caer espontáneamente en pocos días (aunque a veces tarda dos o tres semanas). Se debe lavar bien con agua y jabón y mantener bien seco;

– no es aconsejable retirar la piel del prepucio;

– puede haber, por efecto de las hormonas maternas, tanto en niñas como en niños, crecimiento mamario y hasta secreción blanquecina en una o ambas mamas (“leche de brujas”), y en las niñas flujo e incluso sangrado vaginal, que desaparecerán espontáneamente al cabo de unos cuantos días;

Primera visita al pediatra

– si al revisar las caderas hay alguna alteración, el bebé es una niña, el parto fue de nalgas y/o hay antecedentes familiares de problemas de cadera, el pediatra valorará pedir una ecografía de caderas entre las 4-8 semanas;

– los signos de alerta en cuanto a desarrollo psicomotor serán: irritabilidad persistente, no fijación de la mirada y ausencia de reacción con los ruidos. Normalmente ya tendremos los resultados de las pruebas de detección precoz auditiva y metabólica que se realizan los primeros días de vida (idealmente antes del alta hospitalaria) y que nos orientarán también en este sentido;

– el bebé puede estar dormido la mayor parte del tiempo, unas 16-20 horas al día y despertar solo para comer unas 8-12 veces, aunque sus ciclos de sueño son cortos y se despertará con frecuencia. Se darán pautas de sueño seguro para favorecer la lactancia y el descanso materno;

– los bebés sufren una pérdida de peso los primeros días que no suele superar el 7-10% del peso de nacimiento y que se suele recuperar entre los 7 y 10 días de vida.

Primera visita al pediatra

Las recomendaciones en esta primera consulta, además de lo que se vaya comentando mientras se revisa al bebé, irán entorno a favorecer el contacto físico y el estímulo verbal, las pautas de higiene y cuidados generales, evitar tabaquismo y adicciones, y a la prevención de accidentes: temperatura adecuada del agua del baño, evitar ingerir líquidos calientes con el bebé en brazos, precauciones para evitar caídas, posición para dormir boca arriba o de lado como prevención de la muerte súbita del lactante, cambios posturales para evitar la plagiocefalia, seguridad en el coche etc.

La visita finalizará asegurando que no hayan quedado dudas o preguntas por responder, y en caso de que todo sea correcto, se dará cita al mes de vida facilitando la opción de contacto antes de esa fecha si surgen problemas o signos de alarma. Es buena idea durante este tiempo ir apuntando las dudas que vayan surgiendo para aclararlas en la siguiente visita sin dejarnos ninguna!

Para mas información:

http://enfamilia.aeped.es

http://www.familiaysalud.es

Paula Rodríguez

DT

Igual te interesa seguir un rato

La primera visita al pediatra suele ser, en los casos en los que no ha habido consulta pediátrica prenatal, el primer contacto de la...
Leer más
La primera visita al pediatra suele ser, en los casos en los que no ha habido consulta pediátrica prenatal, el primer contacto de la...
Leer más
La primera visita al pediatra suele ser, en los casos en los que no ha habido consulta pediátrica prenatal, el primer contacto de la...
Leer más
La primera visita al pediatra suele ser, en los casos en los que no ha habido consulta pediátrica prenatal, el primer contacto de la...
Leer más