La revolución hormonal

Tiempo de lectura: 3 minutos

Llevas unos días que tienes sensaciones muy raras y no sabes realmente qué está pasando, ¿será que estás incubando algo? Te encuentras débil, con sueño y algo mareada. Vas a tu médico y decide antes que nada hacerte un test de embarazo, y… allí está la respuesta. Dos rayitas rosas que contestan a todas esas sensaciones.

Sin aún creértelo mucho, te repites el test que confirma lo que acabas de ver en la consulta. Y tu cabeza empieza a entrar en otra dimensión donde se acumulan las preguntas, incertidumbres y miedos. ¿Pero qué es lo que me va a pasar?

Todos los cambios que vas a ir sintiendo a lo largo de tu embarazo están relacionados con la aparición de las hormonas del embarazo, la elevación de las que ya tenemos y del aumento del tamaño de tu útero (1).

La hormona gonadotropina coriónica humana (hCG), se detecta en sangre a los 9 días de la concepción y en orina en la primera falta de la menstruación (1). Entre sus múltiples efectos están:

  • La aparición de náuseas y vómitos que alcanzan su pico máximo entre la 7-9 semana y desaparecen casi por completo en la 12-13 semana (2). Para que puedas sentirte mejor, come lo que más te apetezca, cada 2-3 horas, para así tener niveles de azúcar constante en sangre.

  • Mantener las defensas disminuidas para favorecer el correcto desarrollo de tu bebé (4). Esto te podría provocar resfriados que parece que tardan más tiempo de lo normal en solucionarse.

Los estrógenos van aumentando progresivamente a lo largo de tu embarazo y alcanzan su pico máximo en la 36-37 semanas de gestación. Entre sus funciones:

  • Crecimiento y sensibilidad de las mamas y genitales, así como el cambio de ph. vaginal(3). Éste podría provocarte alguna infección, pero no te preocupes, con el tratamiento adecuado se resolverá fácilmente sin tener ninguna repercusión en tu embarazo.
  • Diversos cambios en la piel (4), como son la coloración oscura de los pezones, mejillas, frente y borde superior del labio. Lo que conocemos como cloasma. Para minimizar al máximo sus efectos, utiliza cremas con factor de protección solar total.

La progesterona se forma principalmente a partir del colesterol, por eso aumentan tanto sus cifras. No debes asustarte ya que volverán a valores normales al terminar tu embarazo. Su función principal es la de mantener las fibras musculares uterinas, intestinales y de los vasos sanguíneos más relajadas, lo cual:

  • Evita la aparición de contracciones (1) de parto prematuras.

  • Es responsable del estreñimiento (3) que es muy marcado en el primer y último trimestre. Debes incluir en tu dieta alimentos ricos en fibra y abundantes líquidos.
  • Aparece acidez y reflujo (4), pudiendo acentuarse en las últimas semanas de embarazo por la presión que ejerce el crecimiento de tu útero. Evita comidas copiosas y picantes.

  • Disminuye la tensión arterial (4), por lo que puedes tener en alguna ocasión sensación de mareo. La forma más rápida de recuperarte es tumbarte del lado izquierdo. Y para evitar su aparición, es recomendable que tomes abundantes líquidos.

Además de todos los cambios físicos que estás percibiendo en tu cuerpo, las hormonas actúan también en tu comportamiento y estado de ánimo. Desde estar “olvidadiza”, a estar más sensible, a veces irritable y tener cambios de humor inexplicables que oscilan de la felicidad a la tristeza. Siendo estos completamente normales, es importante que hagas un esfuerzo en verbalizarlos, especialmente con tu pareja que quiere acompañarte en esta aventura y a veces le resulta difícil entender qué está ocurriendo en tu interior.

Ésta es un pequeña guía de las cosas más frecuentes que puedes sentir en este nuevo estado, aunque no tienen por qué ocurrir siempre. Si tienes dudas, acude con un listado de preguntas a tu matrona, quién te dará todas las respuestas.

Fuentes:

  1. Acien, P. Tratado de obstetricia y Ginecología. Obstetricia. Alicante. Ediciones Molly. 1998

  1. J.A. Usandizaga, P de la Fuente. Tratado de Obsterica y Ginecología. Vol. 1: Obstetricia. Madrid: Mc Graw-Hill-Interamericana. 2003

  1. Luis Cabero Roura y cols. Tratado de Ginecología, Obstetricia y Medicina de la Reproducción. Tomo l. Madrid: Edición Panamericana. 2003

  1. Bajo Arenas JM, Melchor Marcos JC, Mercé LT. Fundamentos Obstetricia (SEGO). 2007



Embarazada ¡Estoy muy despistada!

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Aparco el coche. Logro salir con mi hermosa barriga de 8 meses y me voy a comer con una amiga. Cuando vuelvo el coche está, más bien sigue, con la puerta por la que salí… ¡Abierta! Ups, parece que no la cerré y han pasado 2 horas. ¡Menos mal que nadie se llevó el coche! Con lo organizada que era yo antes de mi embarazo.”

Esta historia, un tanto cómica, es REAL.

En Bebé a Bordo hemos sido testigo de anécdotas divertidas y curiosas. Nos podemos encontrar buscando algo y no saber lo qué es, no encontrar las llaves de la casa y… ¡las tenemos en nuestras manos! Hasta olvidarnos el bolso… ¡Nuestro más preciado tesoro! En cualquier lugar, con una calma que hasta nos puede llegar a sorprender.

La realidad es que si no somos conscientes de que esta situación es muy normal, podemos llegar a pensar que algo “malo” está pasando con nosotras.

Este tipo de despiste, o niebla propia del embarazo, es lo que en Bebé a Bordo llamamos cariñosamente “El Despiste fisiológico del Embarazo”.

¿Qué es lo que causa este despiste?

Existe mucho debate a este respecto, pero parece que son los cambios hormonales los que causan esta sensación de despiste también conocido como amnesia gestacional (1). Las hormonas tienen mucha influencia en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro. Y, el embarazo, es un momento de mucho cambio hormonal (1).

¿Hasta cuándo dura este despiste?

Estas situaciones de despite, según nuestra experiencia, pueden durar incluso hasta unos meses después del nacimiento del bebé (1). Pero, con el tiempo,  recuperamos la “cordura”.

Lo importante es saber que esto puede ocurrir y que quizá sea una estrategia de la naturaleza para prepararnos para la maternidad (1). Comparte esta información con tu pareja, tus familiares, tus amigos y tus compañeros de trabajo. De esta forma, en lugar de preocuparte por estos momentos de “ensimismamiento” podréis, entre todos, buscarle el humor y la comprensión a un proceso que es completamente normal durante esta etapa especial de tu vida.

Fuentes:

(1)   http://www.elpartoesnuestro.es/informacion/embarazo/cambios-nivel-cerebral

(2)   http://www.embarazopasoapaso.com/estoy-embarazada/perdida-de-memoria-en-la-embarazada-o-amnesia-gestacional