Planes con niños 2: Los bebés y la música

Tiempo de lectura: 2 minutos


Desde Bebé a Bordo ya hemos comentado en varias ocasiones cómo los bebés, al nacer, identifican la voz de su mamá, puesto que ya eran capaz de escucharle incluso dentro del vientre. Esto es posible porque a partir del quinto mes, los oídos del bebé se preparan para recibir sonidos.

Por ello, os queremos recomendar una actividad sencilla, barata y al alcance de todos: la iniciación temprana a la música. Hay muchas escuelas especializadas en proyectos de educación musical para bebés, pero siempre puedes iniciar a tu bebé en la música en casa.

Éstas actividades tienen un doble objetivo: los bebés se iniciarán en la música, las canciones y el movimiento y los papás establecerán una nueva vía de comunicación con su hij@.

Cuando los bebés son más pequeñitos, seguramente les agrade más música suave y fluida con una melodía definida y, a medida que van creciendo, preferirán canciones con ritmos marcados y altibajos.

Fijaros cómo los bebés, cuando empiezan a mantenerse erguidos, botan sobre si mismos marcando el ritmo de las canciones o cuando comienzan a caminar, les gusta mucho bailar y dar palmas. Además, daos cuenta cómo en los primeros años de colegio, una pata básica de la educación son las canciones que aprenden, repiten e interiorizan que, una vez aprendidas, no paran de repetir.

Para iniciar a tu bebé en la música, te recomendamos que a la vez que le cantes y tatarés, hagas también mímica. Recupera las canciones de tu infancia, aquellas que aprendiste en el colegio o que tu madre te cantaba, en las que se mezclaban las palabras con gestos sencillos, pero muy divertidos. A medida que el bebé vaya creciendo, entonará llegando a cantar y gesticular contigo. Además, prueba a dar palmadas sobre sus manos y enséñale cómo puede hacerlo también solo. Cuando sea capaz de repetir una o dos palabras, dará palmas con sus manitas en señal de alegría, y cuando comience a conocer las melodías que le cantas, sabrá cuándo finaliza la canción y dará palmas enérgicamente.

Vosotros, como adultos y guías de vuestro bebé, debéis participar de forma activa, motivándole, mostrándoos entusiasmados y alegres con sus progresos.

La música es uno de los mejores estímulos para crear, aprender y experimentar en familia.

¡Ponedlo en práctica y contadnos cómo disfrutáis juntos!