Preocupación de los padres

Tiempo de lectura: 2 minutos

Vivimos en un mundo en el que la información está al alcance de nuestra mano por múltiples vías: la televisión, blogs de profesionales o de opinión, páginas web, revistas y publicaciones especializadas en un determinado tema… Si tenemos una duda sobre cualquier cuestión, podemos obtener de manera inmediata respuestas, siendo muy probable que tengamos que analizar opiniones muy diversas e incluso contrarias.

En cualquier aspecto de nuestra vida consultar información de fuentes rigurosas y fiables es muy importante, pero cuando estamos hablando de resolver dudas respecto a la crianza de los hijos e hijas se convierte en imprescindible para los padres. En este caso, el tomarse tiempo para consultar información, compararla y reflexionar sobre la idoneidad para la propia familia es algo a lo que se le debe dar la importancia que merece.

Es muy común que los padres y madres primerizos sientan la preocupación de qué decisión tomar respecto a muchos temas que se plantean por primera vez en su vida. Decisiones anteriores al nacimiento del bebé como qué mobiliario infantil, carrito o portabebé comprar para que se adapte mejor a su estilo de vida, son ejemplos de temas que preocupan a los futuros papás y mamás. Una vez que el bebé ha nacido, continúa la toma de decisiones, muchas veces en relación a las características individuales de cada bebé, al estilo de vida de los papás y las necesidades de la unidad familiar.

Los papás y mamás se encuentran en la tesitura de decidir cuál es la mejor opción respecto a muchos temas en un periodo muy corto de tiempo, siendo lo que más les preocupa el miedo a tomar una decisión equivocada, ya que ninguno se conformará con una buena decisión, seguro que tratándose de su bebé la única opción válida es “la mejor decisión”.

Pues bien, como en la mayor parte de situaciones difíciles de la vida, habrá veces que los futuros papás no sabrán qué quieren, pero seguro que saben lo que NO quieren. Tomando algo de distancia, dándose un tiempo para parar y reflexionar con tranquilidad y contando con el apoyo de la pareja, seguro que la decisión tomada «en equipo» será la correcta y sin duda la mejor para cada familia, porque no hay dos bebés iguales y cada familia es única e irrepetible.

Futuros papás y mamás, el simple hecho de preocuparos y emplear tiempo en buscar, comparar y decidir qué es lo mejor para vuestro bebé, ya es indicativo de que vais a hacer lo correcto. Lo único que necesitáis es confiar en vosotros mismos porque nadie como vosotros sabe cuáles son sus necesidades y las vuestras. ¡Sois sin duda los mejores padres para vuestro bebé!