Duración de la toma

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para tener una lactancia de éxito es indispensable no poner horarios al pecho.
La mayoría de nosotras conocemos la famosa indicación de “ponte al niño al pecho cada 3 horas y que mame 10 minutos de cada uno”; esto es porque antiguamente eran las recomendaciones que se daban. Hoy sabemos que esta no es la mejor manera de favorecer la lactancia ya que cada niño tiene su ritmo. Habrá niños que necesitan mamar cada menos de 3 horas y otros que aguanten más horas sin comer. Incluso en cada niño se producen variaciones durante el día y, evidentemente, no todos los días son iguales; algunos el pequeño tendrá más hambre o más sed y por ello requerirá estar más a menudo al pecho que otros días;

Dicho lo anterior, ¿Cómo saber cada cuánto tiempo poner al bebé al pecho y durante cuánto tiempo? Lo primero que hay que saber es que el pecho es a demanda, y esto quiere decir que es a necesidad del bebé, sin seguir horarios ni mirar el reloj… Y para eso debemos observar al niño, cuando se empiece a mover, a girar buscando el pecho…no hay que esperar a que llore, hay señales antes de ese momento que nos indican que es un buen momento para ofrecerle el pecho.

Alimentacion-bebé

Una vez que el bebé se engancha al pecho, observaremos que al principio mama muy rápido y poco a poco se va relajando, hasta que empieza a mamar más despacio. Él mismo se separará del pecho cuando ya esté satisfecho. Entonces debemos ofrecerle el otro, y que mame lo que quiera de este. Hay niños que con un solo pecho en la toma tienen suficiente. Es normal, en la siguiente toma empezáis por el pecho del que no se ha alimentado para que se regule la producción de leche en los dos.



La respiración para la crianza (La respiración III)

Tiempo de lectura: 2 minutos

Durante la recuperación del parto, si estás dolorida, respirar de una forma adecuada, suave, larga y profunda, te ayuda a pasar el dolor físico. Dentro de la montaña rusa emocional que a veces aparece en el puerperio, apoyarse en una buena respiración, también ayuda a mantener la templanza. Y, además, es una buena forma de acompañar al cuerpo en su proceso natural de volverse a cerrar después de un embarazo y parto.

En esta etapa, también es importante conocer al bebé. Sus cambios y aprendizajes hacen que los papás estén cada día reciclándose como educadores y aprendiendo nuevas cosas. La respiración es una muy buena herramienta para detenerte unos instantes y recuperar tu serenidad. No necesitas más que tu voluntad, y a la vez estarás enseñando a tu hijo/a la importancia de la respiración desde su nacimiento.

En las clases de yoga en familia hay ejercicios en los que el papá y la mamá se tumban en el suelo, los hijos apoyan su cabeza con la oreja sobre el pecho o el abdomen para escuchar el sonido, el ritmo y el movimiento de la respiración. Lo que sucede es que al ser un sonido suave, se hace el silencio para poder escuchar, y al mismo tiempo viene la relajación. Trabajamos la concentración con los niños/as y disfrutamos de sus ganas de aprender y descubrir. De esta forma los acompañamos a soltar y relajar el cuerpo a través de algo tan cotidiano como es el respirar.

Cuando ellos vuelven a escuchar el sonido de la respiración de mamá, incluso la de papá, se sienten seguros, vuelven a casa y se pueden relajar.



Lactancia en tándem: mellizos, gemelos y trillizos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Con la alegría de la llegada de dos pequeñines, en la familia también hay sentimientos contradictorios y surgen dudas sobre la organización, la alimentación, dormir juntos o no, la atención… bueno, un montón de inquietudes que poco a poco se van aclarando, bien porque vas aprendiendo o bien porque te vas informando. Sea como fuere, cada día, nos hacemos un poquito más mamás y papás. Además, si hay otros hijos muchos padres dudan de si llegarán a todo, y la respuesta es SI, al final se consigue. Todo lo que puedes pensar que necesita un bebé, en este caso se multiplica por dos o tres… más espacio, más tomas, más cambios de pañal, más ropa… ¡Pero lo positivo también se multiplica! Más sonrisas, más besos, más afecto, más vidas, más primeros pasos… cuanto más se ama más amor emerge de uno.

En cuanto a la lactancia es muy común que las mamás se pregunten si tendrán suficiente leche. Tranquila, habrá suficiente, ten en cuenta que cuanto más se vacíe más se va a llenar. Con dos o más bebés succionando, habrá más estímulo, más vaciado y por lo tanto más producción de leche. De todas formas, siempre que tengas alguna duda consúltale a tu matrona.

A veces puede pasar que uno de los dos bebés succione mejor que el otro. Esto ayudará a establecer la lactancia y garantizar el estímulo que necesita mamá. Siempre se recomienda que los bebés cambien de pecho. A cada toma un pecho diferente (siempre vaciándolo bien); si son dos, a la siguiente toma se cruzan, si son más puedes ponerles un orden e ir rotándolos.

Las mamás generalmente lo que quieren es amamantar a dos a la vez porque así se optimiza el tiempo, ya que no solo es dar el pecho, es también cambiar pañales, baños… Vamos, que si con uno en los inicios a veces crees que no tienes tiempo ni de ducharte, imagínate con dos o más. Pero con el paso del tiempo una se va organizando, no hay que tener prisa, con paciencia y confianza a medida que se establece la lactancia se van organizando las tomas, que aunque son a demanda, las mamás al final consiguen dar de mamar a dos a la vez, aunque puede que no en todas las tomas ni todos los días.

Esto hay que tenerlo en cuenta, porque cada bebé tiene su ritmo y sus necesidades y puede que no estén coordinados cada día. Si es tu caso, revisa las posturas de lactancia con bebés múltiples, quizás al principio necesites ayuda pero con la práctica te manejarás sola. Para los primeros días, te será útil anotar las tomas de cada bebé para asegurarte que no se salta ninguna. Es una ayuda que poco a poco dejarás de necesitar, no es lo mismo que con un único bebé con el que la dedicación es al 100%, que si se salta una toma seguro que te das cuenta. Con dos o más y, al principio, mientras aprendes el nuevo ritmo en el hogar, con todos los nuevos cuidados que necesitan los pequeñines, no está de más hacer una tabla de registro.

Si estás embarazada de dos o más bebés es importante informarte bien sobre la lactancia. Una vez han nacido los bebés, no tendrás tanto tiempo para leer y muchas familias tardan más días en salir de casa, así que al principio puede costar más acudir a un grupo de lactancia. Pero durante el embarazo también puedes ir a estos grupos que te serán de gran ayuda. Uno de los motivos por los que informarte bien durante el embarazo es porque los inicios de la lactancia son muy importantes, es vital el inicio inmediato después del parto, y en caso de que no pueda ser por razones médicas, por ejemplo prematuros*/** o bajo peso, es necesario saber cuáles son los pasos a seguir para mantener la lactancia.

*La OMS dice que un recién nacido es prematuro si nace antes de terminar la semana 37 de gestación.
**La leche de mamá tiene una composición especial para las necesidades de su bebé y la leche de los prematuros está adaptada a su inmadurez digestiva y del sistema inmunológico, contiene un alto contenido en defensas.