Lactancia materna: consejos y posturas

Tiempo de lectura: < 1

La lactancia materna es esencial en la alimentación del bebé, es la forma ideal de aportar a los más pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento saludable. Pero no siempre resulta sencillo. ¿Estás teniendo problemas al dar el pecho? ¡No te desanimes! Acompaña a Clarisse y a su pequeña Mia y sigue los consejos que nos da la Paula, matrona de Baby Suite by Pau, para vivir una bonita experiencia durante la lactancia y sobre todo sin dolor.



Lactancia materna y vuelta al trabajo

Tiempo de lectura: < 1

La lactancia es una de las principales preocupaciones de las mamás cuando vuelven al trabajo tras la baja maternal. Hoy acompañamos a Sandra Ss a la consulta de la pediatra Paula Rodríguez, que nos explica cómo afrontarla de forma sencilla.



La nutrición en la lactancia

Tiempo de lectura: < 1

Es fundamental que durante la lactancia la mamá cuide su alimentación al máximo, consumiendo unas 400 o 500 calorías más de lo habitual. La doctora Elisa Calle resuelve todas las dudas de B a la moda y nos da algunos consejos para que la nutrición de las madres lactantes sea correcta.



Duración de la toma

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para tener una lactancia de éxito es indispensable no poner horarios al pecho.
La mayoría de nosotras conocemos la famosa indicación de “ponte al niño al pecho cada 3 horas y que mame 10 minutos de cada uno”; esto es porque antiguamente eran las recomendaciones que se daban. Hoy sabemos que esta no es la mejor manera de favorecer la lactancia ya que cada niño tiene su ritmo. Habrá niños que necesitan mamar cada menos de 3 horas y otros que aguanten más horas sin comer. Incluso en cada niño se producen variaciones durante el día y, evidentemente, no todos los días son iguales; algunos el pequeño tendrá más hambre o más sed y por ello requerirá estar más a menudo al pecho que otros días;

Dicho lo anterior, ¿Cómo saber cada cuánto tiempo poner al bebé al pecho y durante cuánto tiempo? Lo primero que hay que saber es que el pecho es a demanda, y esto quiere decir que es a necesidad del bebé, sin seguir horarios ni mirar el reloj… Y para eso debemos observar al niño, cuando se empiece a mover, a girar buscando el pecho…no hay que esperar a que llore, hay señales antes de ese momento que nos indican que es un buen momento para ofrecerle el pecho.

Alimentacion-bebé

Una vez que el bebé se engancha al pecho, observaremos que al principio mama muy rápido y poco a poco se va relajando, hasta que empieza a mamar más despacio. Él mismo se separará del pecho cuando ya esté satisfecho. Entonces debemos ofrecerle el otro, y que mame lo que quiera de este. Hay niños que con un solo pecho en la toma tienen suficiente. Es normal, en la siguiente toma empezáis por el pecho del que no se ha alimentado para que se regule la producción de leche en los dos.



Trucos para una lactancia exitosa

Tiempo de lectura: 3 minutos

A lo largo del embarazo has estado recibiendo y buscando todo tipo de información acerca de la lactancia materna y de sus beneficios tanto para tu bebé como para ti. Pero la hora de la verdad se presenta cuando tienes a tu bebé en brazos y todo lo que has aprendido parece desvanecerse. Todo esto se debe al nuevo cambio de rol, a la recuperación que requiere el posparto tanto a nivel fisico y emocional. Indudablemente, el instinto es tan fuerte que actuamos de una manera muy natural en el manejo, cuidado y alimentación de nuestro bebe. Pero a la vez, te surgen miles de dudas, especialmente en lo referente a la lactancia materna. Por eso, queremos darte unos pequeños trucos para que la lactancia te resulte satisfactoria en tu día a día.

Para empezar, lo más importante es una colocación correcta al pecho que nos asegura unos pezones sanos, succión eficaz y un bebé satisfecho. Para ello:

* Adopta siempre una posición cómoda: sentada, tumbada o posición invertida.

* Sostén al bebé «tripa con tripa», de manera que no tenga que girar la cabeza para alcanzar el pezón, y con la otra mano sujeta tu pecho con el pulgar arriba y los dedos por debajo, muy por detrás de la areola. Espera hasta que el bebé abra muy bien la boca y acércalo al pecho.

* Asegúrate de que el bebé toma el pezón y gran parte de la areola en la boca. El bebé mama con la boca abierta, su nariz y mentón están pegados al pecho y su labio inferior está vuelto hacia abajo. Esto es lo que conocemos como “boca de pez”.

* Una posición incorrecta sería aquella en la que el bebé chupa sólo el pezón con la boca poco abierta, su nariz no roza el pecho y, sobre todo, provoca que sientas dolor durante toda la toma.

Invertir algo de tiempo para conseguir una adecuada posición, te evitará la aparición de grietas en los pezones, que condicionarían tu satisfacción con la lactancia materna. Y, si a pesar de seguir todos los consejos han aparecido grietas, ¿qué hacer?:

* Modifica la posición y enganche del bebé al mamar en cada una de las tomas.

* Pon unas gotas de tu leche y lanolina después de cada toma. No es necesario retirar cuando el bebé va a mamar.

* Intenta estar con el pecho al aire o usa copas recolectoras para favorecer la cicatrización.

* Puedes dejar descansar el pecho durante varias tomas, o incluso días, y extráete la leche del pecho que no le estés dando.

* Puedes utilizar pezoneras que pueden evitar el dolor inicial de enganche.

Especialmente en los primeros días de la lactancia, puedes sentir que los pechos están duros, doloridos y calientes, que es lo que conocemos como ingurgitación mamaria. Para solucionarlo cuanto antes y que no derive en una mastitis, tendrías que:

* Aplicar calor húmedo a tus pechos (con una toalla o debajo de la ducha) entre 2 y 5 minutos antes de dar de mamar a tu bebé.

* Si el enganche te resulta difícil, extráete a mano un poco de leche.

* Aplicar frío a tus pechos de 2 a 5 minutos después de la toma.

Para prevenir la ingurgitación:

* Dar el pecho según la demanda de tu bebé, pudiendo ser completamente normal de 8 a 12 veces en 24 horas.

* Evita dar a tu bebé suplementos de agua o leche artificial, ya que provocaría un inadecuado vaciado del pecho.

* Si no puedes dar una toma por cualquier motivo, extrae tu leche previamente.

* Efectúa un masaje en tus pechos antes y después de la toma.

* Si decides destetar a tu bebé, hazlo de forma gradual.

Todos estos trucos te ayudarán en algún momento en el que necesites una solución inmediata, pero no dudes en acudir a tu matrona que te ayudará en todas las múltiples de cuestiones que se plantean con la llegada de tu bebé.

Fuentes:



Lactancia en tándem: mellizos, gemelos y trillizos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Con la alegría de la llegada de dos pequeñines, en la familia también hay sentimientos contradictorios y surgen dudas sobre la organización, la alimentación, dormir juntos o no, la atención… bueno, un montón de inquietudes que poco a poco se van aclarando, bien porque vas aprendiendo o bien porque te vas informando. Sea como fuere, cada día, nos hacemos un poquito más mamás y papás. Además, si hay otros hijos muchos padres dudan de si llegarán a todo, y la respuesta es SI, al final se consigue. Todo lo que puedes pensar que necesita un bebé, en este caso se multiplica por dos o tres… más espacio, más tomas, más cambios de pañal, más ropa… ¡Pero lo positivo también se multiplica! Más sonrisas, más besos, más afecto, más vidas, más primeros pasos… cuanto más se ama más amor emerge de uno.

En cuanto a la lactancia es muy común que las mamás se pregunten si tendrán suficiente leche. Tranquila, habrá suficiente, ten en cuenta que cuanto más se vacíe más se va a llenar. Con dos o más bebés succionando, habrá más estímulo, más vaciado y por lo tanto más producción de leche. De todas formas, siempre que tengas alguna duda consúltale a tu matrona.

A veces puede pasar que uno de los dos bebés succione mejor que el otro. Esto ayudará a establecer la lactancia y garantizar el estímulo que necesita mamá. Siempre se recomienda que los bebés cambien de pecho. A cada toma un pecho diferente (siempre vaciándolo bien); si son dos, a la siguiente toma se cruzan, si son más puedes ponerles un orden e ir rotándolos.

Las mamás generalmente lo que quieren es amamantar a dos a la vez porque así se optimiza el tiempo, ya que no solo es dar el pecho, es también cambiar pañales, baños… Vamos, que si con uno en los inicios a veces crees que no tienes tiempo ni de ducharte, imagínate con dos o más. Pero con el paso del tiempo una se va organizando, no hay que tener prisa, con paciencia y confianza a medida que se establece la lactancia se van organizando las tomas, que aunque son a demanda, las mamás al final consiguen dar de mamar a dos a la vez, aunque puede que no en todas las tomas ni todos los días.

Esto hay que tenerlo en cuenta, porque cada bebé tiene su ritmo y sus necesidades y puede que no estén coordinados cada día. Si es tu caso, revisa las posturas de lactancia con bebés múltiples, quizás al principio necesites ayuda pero con la práctica te manejarás sola. Para los primeros días, te será útil anotar las tomas de cada bebé para asegurarte que no se salta ninguna. Es una ayuda que poco a poco dejarás de necesitar, no es lo mismo que con un único bebé con el que la dedicación es al 100%, que si se salta una toma seguro que te das cuenta. Con dos o más y, al principio, mientras aprendes el nuevo ritmo en el hogar, con todos los nuevos cuidados que necesitan los pequeñines, no está de más hacer una tabla de registro.

Si estás embarazada de dos o más bebés es importante informarte bien sobre la lactancia. Una vez han nacido los bebés, no tendrás tanto tiempo para leer y muchas familias tardan más días en salir de casa, así que al principio puede costar más acudir a un grupo de lactancia. Pero durante el embarazo también puedes ir a estos grupos que te serán de gran ayuda. Uno de los motivos por los que informarte bien durante el embarazo es porque los inicios de la lactancia son muy importantes, es vital el inicio inmediato después del parto, y en caso de que no pueda ser por razones médicas, por ejemplo prematuros*/** o bajo peso, es necesario saber cuáles son los pasos a seguir para mantener la lactancia.

*La OMS dice que un recién nacido es prematuro si nace antes de terminar la semana 37 de gestación.
**La leche de mamá tiene una composición especial para las necesidades de su bebé y la leche de los prematuros está adaptada a su inmadurez digestiva y del sistema inmunológico, contiene un alto contenido en defensas.



El collar de lactancia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando era pequeña me presentaron a un recién nacido, me dijeron que pusiera mi dedo en su mano, y ese bebé me agarró el dedo con una fuerza tan tremenda que no me lo soltaba. Más tarde comprobé que los bebés desde el nacimiento (y más o menos hasta los 6 meses) aún tienen el instinto de agarre o reflejo de prensión palmar, como nuestros antecedentes los primates.

¿Qué hacer cuando tu bebé te agarra del pelo o araña la piel porque se quiere agarrar, o cuando le salen los dientes y necesita morder? Mi hijo pequeño tenía muy desarrollado el instinto de agarrar. Cuando nació, ya empezaba el buen tiempo y para que tuviera dónde cogerse sin tirar del pelo, diseñé y empecé a hacer estos collares de lactancia de ganchillo.

Por supuesto es un ornamento para la mamá pero también es un objeto con otras funciones. ¡Los bebés son una monada! Pero a pesar de eso, las mamás solemos preferir que no nos arañen el escote, nos tiren del cabello o nos retuerzan los pezones cuando maman… El collar de lactancia mantiene ocupadas las manitas del bebé durante las tomas.

Cuando no está mamando es un juego en el cuello de mamá, algo que agarrar y que observar, de texturas y colores atractivos para su inagotable curiosidad y, además, ¡Impregnado del olor de mamá! Ese olor que para el bebé es casa, amor, alimento, protección y sustento… Más tarde cuando salgan los dientes podrá morderlo porque está hecho de algodón natural.

¿Cuál es la técnica para crear un collar de lactancia?

Yo utilizo la técnica del ganchillo, aunque no soy experta en ello. Un día inventé un patrón y, actualmente, sigo usando éste y otros patrones que voy creando según la familia a la que acompaño.

Escojo algodón natural porque me parece más agradable para el bebé y porque, como hemos comentado, habrá una etapa de salida de dentición en que la tendencia del pequeño será morderlo.

Lo tejo muy apretado, para que quede muy tupido y evitar que los pequeños deditos del bebé se cuelen entre punto y punto. Me gusta mucho más como queda después de lavarlo, porque el punto se aprieta más y va adquiriendo una forma “más viva”.

El collar de lactancia es un objeto que puede durar toda la vida, un recuerdo para la mamá y el bebé.