Haz con la vida lo que te haga feliz

Tiempo de lectura: 2 minutos
Bezoya

Agua Mineral Natural

Como decía el filósofo francés Jean Paul Sartre, “Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”. Día tras día la rutina, las imposiciones sociales e incluso el miedo al qué dirán empañan nuestra vida y nuestras ganas de disfrutar de lo que realmente es importante para nosotros.

La vida ya de por sí es demasiado corta como para dejar que cada una de esas trabas impidan que la felicidad salga a borbotones por todos los poros de tu piel. Olvida el pasado, salvo que necesites recordar de dónde vienes y lo que has superado para llegar justo donde estás; y vive el presente como si no hubiera un mañana, porque precisamente tu futuro estará condicionado por las decisiones que hayas tomado durante tu día a día.

Retrato chica coche
Fuente de la imagen

 

Si bien es cierto que los cambios son dolorosos porque nos inunda el miedo por la incertidumbre ante lo desconocido, no dejan de ser unos pequeños terremotos emocionales, aunque unos más intensos que otros. A pesar de su dureza, traen consigo una serie de valores y creencias que antes de su paso ni siquiera intuías que podías llegar a tenerlos algún día. Sé valiente y céntrate en ti, cambia tu vida si no estás a gusto contigo mismo, no caigas en el conformismo como hacen otras muchas personas.

Por otro lado, no enfoques tu felicidad en lo material, la vida no puede depender de algo tan efímero. Lo que necesitas para tu bienestar está en ti, en tus cinco sentidos: el olor a tierra mojada tras una lluvia intensa o de esas flores que tanto te gustan; ver la sonrisa de esa persona que es tan especial para ti; saborear esa deliciosa comida que has hecho con esmero en compañía de los tuyos; o incluso disfrutar del sonido de la naturaleza lejos del bullicio de la ciudad. Todo aquello que ilumine tu cara, tu mirada y te produzca sensación de bienestar, es tu verdadero sentido de vivir, y nada ni nadie tiene el derecho a arrebatártelo.

Amigas bañándose en la playa
Fuente de la imagen

 

Y es que ya se sabe, nunca llueve a gusto de todos: siempre habrá gente criticándote, juzgándote y hablando mal por lo que haces o dejas de hacer, en muchas ocasiones porque tú estás haciendo lo que ellos nunca se han atrevido en toda su vida. Si dejamos que eso nos supere, básicamente estamos dejando nuestra felicidad en sus manos. Desde el mismo momento en que termines de leer este post, pon en sincronía perfecta tu corazón y tu pensamiento, sin importar nada más, y actúa en consecuencia. Si empiezas a ver todo a tu alrededor con colores más vivos y te sientes con ganas de comerte el mundo, eso solo puede significar una cosa: ¡estás disfrutando de tu felicidad! ¡Sé feliz!

Igual te interesa seguir un rato

Se acerca el día del año más romántico por naturaleza, algunas personas lo viven con intensidad e ilusión, otras piensan que es algo comercial,...
Leer más
En pocas personas podrás encontrar el apoyo que te brinda una persona tan especial como una madre. Solo ellas tienen la capacidad de conocerte...
Leer más
Si bien en el post “el rol del abuelo como educador” destacamos el papel fundamental del abuelo en la educación de los nietos, hoy destacaremos...
Leer más
Imagina que estás en una playa bonita y un poco solitaria, que has ido allí a disfrutar de una noche mágica de verano. Imagina...
Leer más