Ánimo a todas las luchadoras

Tiempo de lectura: 2 minutos

Todo el mundo tiene un sueño. No tiene que ser tan ambicioso como el de Martin Luther King. Puede ser algo mucho más pequeño, pero son esos pequeños sueños los que más nos motivan a vivir.

Hay que ser valientes, no rendirse y luchar por lo que uno quiere. Si ese algo que anhelamos parece muy lejano, no renunciemos de primeras. Podemos crear una serie de etapas intermedias para que nuestro ánimo no decaiga y mantener así la motivación.

Retrato chica
Fuente de la imagen

No pongamos plazos de tiempo a nuestro sueño, al fin y al cabo, ¿cómo se puede medir correctamente lo que nos separa de él? Simplemente seamos constantes y mantengamos el ánimo lo más alto posible. Mentiría si no os dijera que siempre hay momentos de duda, pero ahí es cuando se demuestra quién es realmente valiente.

Busca sobre todo sueños que te realicen como persona y que hagan que tú te sientas mejor. Apuesta por el ser y no por el tener y rodéate de gente en tu vida que no solo te quiera, sino que comprenda tus metas y sea un apoyo en esos momentos en que el ánimo se ha quedado un poquito dormido.

Si en algún momento quieres rendirte, haz que el poder luchar sea un sueño. Sé dueña de tus batallas, porque ese es el primer paso para llegar a una meta. Ya solo la capacidad de rebelarse ante una rutina cómoda y arriesgar cierto bienestar, del tipo que sea, en busca de un objetivo, es una victoria. Solo eso ya podría ser un sueño para mucha gente.

Adap03
Fuente de la imagen

Pero no te dejes cegar siempre por las luces deslumbrantes de los sueños. Podríamos confundirlos con fantasías y eso nos alejaría de la realidad de cada día y no nos dejaría disfrutar de las pequeñas y grandes cosas maravillosas que seguro que nos rodean en mayor o menor medida.

Recuerda siempre que la vida es muy corta y hay que disfrutarla. No tenemos que confundir la motivación con la obsesión. Precisamente nuestro café con las amigas, nuestra revista antes de dormir, o salir a correr, o lo que a cada una le ayude a relajarse, es algo que no podemos perder.

Debemos estar conectadas con nuestro mundo cercano y desde allí comenzar o seguir el camino que nos lleve a sentirnos en armonía con nosotras mismas.

Playa
Fuente de la imagen

Es muy importante mirar hacia adelante, pero para tener una noción clara de dónde miramos, tenemos que saber dónde estamos y no perder la perspectiva que nos da la gente que nos quiere. Escucharlos es aprender a escuchar a nuestro corazón y ayudar a que se haga más grande. Y un gran corazón siempre se arriesga más, lucha más y aguanta los golpes mejor.

Un gran corazón es el único equipaje imprescindible para conseguir tus sueños.

DT

Igual te interesa seguir un rato

Todo el mundo tiene un sueño. No tiene que ser tan ambicioso como el de Martin Luther King. Puede ser algo mucho más pequeño,...
Leer más
Todo el mundo tiene un sueño. No tiene que ser tan ambicioso como el de Martin Luther King. Puede ser algo mucho más pequeño,...
Leer más
Todo el mundo tiene un sueño. No tiene que ser tan ambicioso como el de Martin Luther King. Puede ser algo mucho más pequeño,...
Leer más
Todo el mundo tiene un sueño. No tiene que ser tan ambicioso como el de Martin Luther King. Puede ser algo mucho más pequeño,...
Leer más