¿Qué música escucho durante el embarazo?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Especialmente si es nuestro primer bebé y no tenemos a otro pequeñín corriendo por la casa, solemos buscar ese tiempo para relajarnos porque sabemos que durante el embarazo es muy positivo estar tranquilas, sentirnos a gusto, cuidarnos.

Quizá una de las cosas que con más frecuencia hacemos es sentarnos o tumbarnos plácidamente, colocar las manos en nuestra barriga y escuchar música.

Y aquí surge la duda: ¿Qué música escuchar?, ¿qué volumen poner?…

En las clases de Yoga para embarazadas muchas mujeres me preguntan qué música es la más recomendada para su bebé. Y mi contestación es siempre la misma: La que a ti, como su mamá que eres, te haga sentir bien.

Cuando realizamos algo que nos hace sentir placer, segregamos una hormona muy característica, la oxitocina, lo que el obstetra francés Michel Odent llama “LA HORMONA DEL AMOR”, curiosamente la que necesitaremos para el parto y para la lactancia, entre otras.

Por lo tanto, cada mujer tiene que escuchar aquel estilo de música que le haga sentir de forma placentera, que le haga sentir bien. De esta forma, al recibir esta sensación agradable, el estado de ánimo de la mujer mejorará y empezarán  a segregarse hormonas que viajan a través de la placenta hacia el bebé y él recibirá esta misma sensación (1). Sea cual sea el estilo de música que decidamos escuchar. A una mujer le puede hacer sentir muy bien, por ejemplo, ciertas piezas de música clásica y a otras, música con elementos de percusión. ¿El volumen? Pues el que te resulte más agradable.

Y, ¿cantar?

Cantar es excelente. Es una de las prácticas más beneficiosas que podemos realizar de forma sencilla durante el embarazo, aunque creas que cantas mal. Para el bebé la voz más maravillosa que va a escuchar, es la de su mamá. El pequeñín no va a decir si su mamá desafina o no, no va a juzgar nada, sólo sentirá esa voz, cada vez más conocida. Esa voz que cuándo esté fuera le transmitirá calma.

Además cantar, es un excelente ejercicio de respiración, puesto que alarga las exhalaciones, las hace más profundas y más eficaces. Cualquier canción es beneficiosa, pero especialmente la que, como siempre, te guste más: ¿Alguna canción de tu infancia?

Así que, ya sabes, los días en los que te sientas un poquito menos alegre: canta, canta y canta. Tu cuerpo te lo agradecerá y tu bebé también.

(1)  Fuentes:

DT

Igual te interesa seguir un rato

Especialmente si es nuestro primer bebé y no tenemos a otro pequeñín corriendo por la casa, solemos buscar ese tiempo para relajarnos porque sabemos...
Leer más
Especialmente si es nuestro primer bebé y no tenemos a otro pequeñín corriendo por la casa, solemos buscar ese tiempo para relajarnos porque sabemos...
Leer más
Especialmente si es nuestro primer bebé y no tenemos a otro pequeñín corriendo por la casa, solemos buscar ese tiempo para relajarnos porque sabemos...
Leer más
Especialmente si es nuestro primer bebé y no tenemos a otro pequeñín corriendo por la casa, solemos buscar ese tiempo para relajarnos porque sabemos...
Leer más