¿Qué juguetes le regalo a mi peque estas navidades?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Quedan solo unos días para Navidad y los peques (y no tan peques) empiezan a hacer su carta para Papá Noel o los Reyes Magos. ¿Qué juguetes pedimos a los más pequeños?, ¿cómo podemos ayudarles a mejorar su desarrollo mientras se divierten?

Vamos a ver algunas ideas de juguetes según su edad y su desarrollo psicomotor en Bebé a Bordo.

Juguetes de 0 a 3 meses: tú y solo tú

Los bebés por Navidad necesitan… ¡Nada más que a ti! Un bebé en sus primeros 3 meses necesita poco más que tu contacto, tu voz, tu cariño pero también… ¡tu bienestar!

Así que un regalo idóneo a esta edad puede ser una mochila de porteo, una luz quitamiedos para ayudarte en las tomas nocturnas, un taller de masaje infantil o baile en familia… Una actividad relajada que podáis hacer juntos y que te haga sentir más segur@, emporad@ o que te de ideas para jugar con el peque

Para niños de 3 a 6 meses: texturas y sonidos

A los peques de 3 a 6 meses lo que más les gusta es mirarnos, escucharnos, hacer ruiditos, que les hablemos y acariciemos. También les encanta la música.

Pero lo más importante para un bebé pequeño es el contacto físico. 

Para ayudarle a desarrollar su tacto puedes regalarle libros y juguetes con diferentes texturas (arrugadas, lisas, crujientes), de formas distintas y peso y tamaño diferentes o incluso con temperaturas diferentes (siempre con precaución)

Entre los 3 y los 4 meses ya son capaces la mayoría de enfocar la vista sobre objetos más pequeños y reconocer la diferencia entre colores (sobre todo entre rojo y verde). Recuerda que siempre verá mejor los colores vivos que los suaves o pastel. Además, alrededor de los 4-5 meses serán capaces de seguir con los ojos la trayectoria de una pelota.

Algunas ideas para poner en la carta:

  • Muñeco de apego (solo para el día, no si duermen!)
  • Libros de tela: por ejemplo “¡A la cama!” de Lilliputiens o Libro Rojo, negro, blanco
  • Juguetes con telas con ruido “de papel arrugado”
  • Mantas de juego con texturas, espejitos, ruiditos…
  • Juguetes para el baño
  • Cerca de los 6 meses un mordedor es un regalo ideal (algunos pueden meterse en la nevera

 

Juguetes de 6 a 12 meses: balbucear, girarse, gatear

A esta edad ya son capaces de llamar nuestra atención con sonidos, risa, “hablando”… Les gusta interactuar más con nosotros.

Algunos ya incluso juegan a esconderse, empiezan a darse la vuelta en ambos sentidos (volteo) y hacia los 10 meses muchos son capaces de pasar de tumbado a sentado (algunos incluso gatean) y de hacer la pinza con el dedo índice y pulgar para coger algo. 

Conforme se acercan al añito suelen empezar a imitar gestos, mirar las páginas de un libro mientras se lo lees y a señalar con el índice. 

¿Qué juguetes pueden gustarles?:

  • Pelotas sensoriales
  • Mordedores
  • Botellas sensoriales
  • Cesto de los tesoros
  • Palo de lluvia
  • Cubos blanditos de “actividades” (ruidos, texturas…)
  • Cuentos con música
  • Rodari para estimular el gateo
  • Colchoneta para practicar el volteo, gateo, etc. en el suelo con ellos (debe ser algo dura para que no resbalen al intentar impulsarse con las puntas de los pies)

Juguetes de 12 a 18 meses: primeros pasos

Empieza la aventura. A partir del añito muchos empiezan a dar sus primeros pasos y con el paso de los meses serán capaces de ir corriendo a todos sitios. 

Empezarán a querer pasar las páginas de un libro, hacer torres de dos cubos e incluso de hacer pequeños garabatos. 

Esta edad es perfecta para regalarles:

  • Pelotas
  • Cuentos con solapas o lengüetas: por ejemplo “¿Dónde está el señor pingüino?
  • Animales
  • Plastilina no tóxica
  • Torres de cubos
  • Palo de arrastre
  • Torres para trepar como el triángulo o tablas de equilibrio como la tabla curva

Para niños de 18 a 24 meses: juego simbólico

A partir del año y medio los niños son cada vez más autónomos y necesitarán mucho tiempo para jugar y moverse de forma libre, al menos 3 horas al día, dentro y fuera de casa (andar, correr, jugar, saltar, columpiarse, nadar, ir en “bicicleta”…)

Son capaces ya de lanzar una pelota con la mano y empiezan a querer imitar lo que hacemos con ellos dándole por ejemplo de comer a sus muñecos. 

Ideas de regalo:

  • Muñecos, bebés…
  • Carrito para pasear a sus muñecos
  • Pinturas mágicas (de agua)
  • Cuaderno para pintar
  • Plastilina no tóxica
  • Juegos de construcción
  • Cocinita
  • Juguetes para usar en la arena (pala, cubo…)
  • Cuentos con música y sonidos: “Mi primer Mozart” y “Mis primeras canciones en inglés”, “El pequeño libro de la granja

Juguetes a partir de los 2 años: manualidades, emociones y explosión del lenguaje

Los 2 años son una edad maravillosa, muchos niños que hasta ahora decían pocas palabras empiezan de repente a hablar muchísimo! También algunos son capaces de saltar hacia delante, abrocharse una prenda abierta y hacer pequeñas manualidades. 

Además pueden empezar a ir en bicicleta sin pedales para fomentar su equilibrio, son capaces de andar durante más tiempo sin cansarse (¡un poco más!) y les encantan los cuentos.

Hay muchísimas ideas de regalo:

  • Manualidades: dibujos con ceras, acuarelas, plastilina…
  • Cuentos: leed juntos, pregúntale qué cree que pasa en la imagen o qué cree que pasará después, etc.) Los cuentos sobre emociones son una buena idea, también aquellos para estimular el lenguaje.
  • Bicicleta sin pedales
  • Tabla montessori o tablero de actividades para abrochar botones, abrir y cerrar candados, subir y bajar cremalleras…
  • Mesa de luz
  • Puzles
  • Cuaderno para pintar
  • Cuaderno de pegatinas (en general desde 3 años por riesgo de atragantamiento pero dependerá de la madurez de tu peque elegir la edad adecuada)

Como ves, hay muchísimas opciones dependiendo de la edad y personalidad de tu peque para que se entretengan sin pantallas, ¡y además les ayude en su desarrollo!

 



Me llamo Mar López Sureda y soy Pediatra de Atención Primaria en Mallorca y mamá.
Ser madre me ha permitido ver mi profesión desde otro punto de vista y poder entender mejor a las familias.

Beneficios del pilates durante el embarazo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Son más que conocidos los beneficios que la actividad física tiene en la vida de cualquier persona, pero puede ser especialmente importante en el embarazo. Dentro de la actividad física el método pilates puede ser un gran aliado para la embarazada, ya que tiene innumerables beneficios. Su técnica se caracteriza por el control abdominal, la posición pélvica y una respiración consciente, haciendo que sea un tipo de ejercicio aconsejado por los profesionales a todas aquellas futuras mamás que quieran mantenerse en forma durante la gestación.

¿Por qué hacer pilates durante el embarazo?

Entre sus beneficios más destacados se encuentra una mayor propiocepción, permitiendo que la mujer tenga un mayor control y conciencia de su cuerpo, mejorando posiciones comunes que se mantienen a lo largo del embarazo, como una mayor curvatura lumbar (hiperlordosis). Esto hará que las articulaciones sufran menos, al estar manteniendo posiciones más respetuosas.

Por otro lado,  las mujeres que entrenan a lo largo de su embarazo suelen tener partos menos instrumentalizados, en muchas ocasiones por la conciencia corporal que la actividad les brinda, pero también porque evitar una vida sedentaria, beneficia que nuestro bebé se coloque en una posición optima para un parto vaginal. 

Beneficios del pilates durante el embarazo

Los beneficios del pilates durante el embarazo

El trabajo de elasticidad y flexibilidad permitirán adoptar posiciones durante el embarazo y el parto que nos hagan encontrarnos mejor. Esta actividad contribuye a un mayor rango de movilidad para que nuestro bebé tenga mayor espacio en nuestro vientre, ayudando  así a disminuir las molestias que ocasionan en algunos casos los movimientos de nuestros pequeños en el útero.

Además, como cualquier actividad física, contamos con los beneficios propios del deporte, como el aumento de hormonas (dopamina, serotonina y endorfinas) que nos harán sentir mucho más animadas al terminar nuestra sesión. Por otro lado, si tenemos problemas vasculares, la activación muscular propicia el retorno venoso y mejora la sensación de pesadez para aquellas mamás que tienen varices.

Si bien la actividad física es beneficiosa, será muy importante que el profesional que os acompañe en este proceso esté cualificado para poder adaptar los ejercicios a vuestras necesidades y cambios fisiológicos.

¿Cuándo hacer pilates durante el embarazo?

 Encontrar dos o tres días a la semana para realizar un ejercicio consciente como el método pilates, donde sin apenas material puedes hacer tu propio gimnasio en casa, hará que crees una nueva rutina en tu día a día, y que seas un ejemplo de vida saludable para el bebé que viene en camino.



Matrona, enfermera, especialista en obstetricia y ginecología de Oh Mama Matrona.