Nacer en primavera

Tiempo de lectura: 2 minutos

Todas las estaciones del año son especiales, todas tienen su encanto y su energía particular. Pero la primavera es, especialmente desbordante por sus colores, con esos pequeños brotes abriéndose a la vida y, tu pequeño bebé, ha nacido sumergido en este momento tan exuberante del año.

No tenemos que olvidar que el posparto inmediato, “la cuarentena”, es igual para todas las épocas del año y es un periodo muy importante. Una alimentación e hidratación adecuada y un buen descanso, aprovechando cuando el bebé esté dormido, forman parte de los ingredientes fundamentales para poder recuperarte tras el nacimiento de tu bebé.

Ahora bien, la primavera invita especialmente a realizar pequeños paseos. Miramos por la ventana y  los rayos del sol  nos invitan a salir.

¿Qué precauciones debo tomar?

Los beneficios de los paseos al sol son inestimables para nuestra salud, como comentábamos en un post anterior. Sin embargo, a medida que la primavera va avanzando, debemos tomar precauciones con la intensidad de los rayos del sol. Si el día ha amanecido especialmente caluroso, sería adecuado realizar los paseos a primera hora del día o a última hora de la tarde para protegernos de las horas más intensas.

¿Qué ropita le pongo a mi bebé?

La primavera se caracteriza por la inestabilidad ambiental. Nos podemos encontrar días aún fresquitos y días bastante cálidos. Sería recomendable vestir a tu bebé con alguna capa de ropa que pudieras retirarle con facilidad si la temperatura sube o bien pudieras cubrirle si refrescase.

Los beneficios del sol en el bebé también son incuestionables para la fabricación de la vitamina D. Podemos permitir que el sol bañe suavemente sus manitas y su rostro en los momentos del día de menor intensidad solar.

¿Qué tiene que tener en cuenta la mamá?

Sería recomendable que en los paseos pudieras llevar algo saludable y fácil de transportar para comer, como alguna pieza de fruta o frutos secos.

La lactancia da mucha sed, así que no olvides llevar siempre agua a mano. ¡Lo agradecerás!

Y si practicas la lactancia materna, te sugeriría que llevaras ropa práctica de lactancia, por si en algún momento durante el paseo te apeteciera sentarte en un parque al sol y amamantar a tu bebé tranquilamente. ¡Es todo un placer!



El papel del padre en el postparto

Tiempo de lectura: 2 minutos

Es cierto  que la función del padre, o del acompañante, es fundamental durante el posparto. Pero también es cierto que muchas veces no sabemos de qué manera puede ayudar en este proceso.

Cuando realizo encuentros con las parejas, es muy importante conversar con ellos para saber cómo se sienten: sus dudas, sus incertidumbres….

Nos solemos centrar, por razones obvias, en la mujer y el bebé y algunas veces, no tenemos demasiado en cuenta las necesidades del hombre que se ha convertido en padre.

¿Qué puede hacer el padre?

Es indiscutible que la lactancia materna es un proceso exclusivo de la mujer. Es la mujer la que ha pasado por el parto y la diada mamá-bebé es prioritaria. La función del padre en este contexto es sumamente importante, cuidar de ambos. Puede ser la figura que organice las visitas, como vimos en el primer capítulo de “Bebe a Bordo” cuando Albert, con un calendario, organizaba las labores del hogar, las visitas y buscaba espacios de descanso para Sheila y el pequeño Ares.

Es inevitable que en las primeras noches tras el parto, el padre se despierte para acompañar a su pareja, pero hay que tener en cuenta que el cansancio no es un buen compañero para la armonía familiar. Y, con un bebé recién nacido, es muy importante que la familia pueda descansar. Durante la baja paternal, se podrán aprovechar los momentos de sueño del bebé para que la familia al completo pueda descansar.

Una vez que el hombre se reincorpora al trabajo sería importante que pueda descansar adecuadamente para luego estar disponible y con alegría para cuidar a su pareja y su pequeño bebé.

Sin duda, el hombre es un pilar emocional muy grande para la mujer. Pero, para poder acompañar a su pareja, es imprescindible que no olvide tener una alimentación saludable, un buen descanso y una correcta hidratación.



¿Puede mi bebé rechazar el pecho?

Tiempo de lectura: 2 minutos

En algunas ocasiones, hay mamás que expresan su preocupación durante la lactancia debido a que  sienten que su bebé rechaza el pecho. ¿Es esto posible?

La realidad es que, desde el punto de vista del adulto, podemos interpretar un hecho como rechazo mientras que si nos ponemos en el lugar del bebé, podremos entender que siempre hay alguna razón por la que el bebé pueda no querer mamar.

Veamos…

Falsos rechazos

La interpretación de un rechazo viene dada, en este caso, por una incomprensión de la fisiología de la lactancia. Pueden existir dos situaciones en las que está ocurriendo un falso rechazo:

  • Nada más nacer, los bebés son capaces de encontrar el pecho de su madre y realizar su primera toma. Después de esto, pueden dormir hasta 8-10 horas sin apenas mamar (1). No es un rechazo, es totalmente normal. ¡Están descansando tras el parto!
  • Los bebés, en muchas ocasiones, sólo maman de un pecho en una toma. No es un rechazo. ¡Se han quedado completamente satisfechos!. En otras ocasiones mamarán de los dos pechos. (1)

¿Rechazos verdaderos?

De forma invariable, siempre que el bebé no desee mamar o nos parezca que nos rechaza, tendremos que buscar cuál es el problema.

  • Si “rechaza” un pecho, tendremos que ver si la postura es la adecuada, si varía la forma del pezón con respecto al otro o si notamos que el bebé puede estar molesto por algún motivo e intentar corregirlo (1).
  • Si el “rechazo” es de los dos pechos, mi sugerencia es buscar ayuda. Asegurarnos que el ambiente en el que mama el bebé es tranquilo y que la madre se encuentra a gusto sin sentirse juzgada. Ante esta situación, el contacto piel con piel (1) es sumamente beneficioso tanto para la madre cómo para el pequeño.

Ante cualquier dificulta con la lactancia, busca ayuda, pregunta a tu matrona o pediatra de confianza. Los bebés no pueden rechazar el pecho de su mamá “porque no la quieran”. Para el bebé, tú, su mamá, eres la persona más importante de su vida.

Fuentes:

Asociación Española de Pediatría.

(1)   http://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/rechazo-pecho-huelga-lactancia



Embarazada ¡Estoy muy despistada!

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Aparco el coche. Logro salir con mi hermosa barriga de 8 meses y me voy a comer con una amiga. Cuando vuelvo el coche está, más bien sigue, con la puerta por la que salí… ¡Abierta! Ups, parece que no la cerré y han pasado 2 horas. ¡Menos mal que nadie se llevó el coche! Con lo organizada que era yo antes de mi embarazo.”

Esta historia, un tanto cómica, es REAL.

En Bebé a Bordo hemos sido testigo de anécdotas divertidas y curiosas. Nos podemos encontrar buscando algo y no saber lo qué es, no encontrar las llaves de la casa y… ¡las tenemos en nuestras manos! Hasta olvidarnos el bolso… ¡Nuestro más preciado tesoro! En cualquier lugar, con una calma que hasta nos puede llegar a sorprender.

La realidad es que si no somos conscientes de que esta situación es muy normal, podemos llegar a pensar que algo “malo” está pasando con nosotras.

Este tipo de despiste, o niebla propia del embarazo, es lo que en Bebé a Bordo llamamos cariñosamente “El Despiste fisiológico del Embarazo”.

¿Qué es lo que causa este despiste?

Existe mucho debate a este respecto, pero parece que son los cambios hormonales los que causan esta sensación de despiste también conocido como amnesia gestacional (1). Las hormonas tienen mucha influencia en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro. Y, el embarazo, es un momento de mucho cambio hormonal (1).

¿Hasta cuándo dura este despiste?

Estas situaciones de despite, según nuestra experiencia, pueden durar incluso hasta unos meses después del nacimiento del bebé (1). Pero, con el tiempo,  recuperamos la “cordura”.

Lo importante es saber que esto puede ocurrir y que quizá sea una estrategia de la naturaleza para prepararnos para la maternidad (1). Comparte esta información con tu pareja, tus familiares, tus amigos y tus compañeros de trabajo. De esta forma, en lugar de preocuparte por estos momentos de “ensimismamiento” podréis, entre todos, buscarle el humor y la comprensión a un proceso que es completamente normal durante esta etapa especial de tu vida.

Fuentes:

(1)   http://www.elpartoesnuestro.es/informacion/embarazo/cambios-nivel-cerebral

(2)   http://www.embarazopasoapaso.com/estoy-embarazada/perdida-de-memoria-en-la-embarazada-o-amnesia-gestacional