¿Qué música escucho durante el embarazo?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Especialmente si es nuestro primer bebé y no tenemos a otro pequeñín corriendo por la casa, solemos buscar ese tiempo para relajarnos porque sabemos que durante el embarazo es muy positivo estar tranquilas, sentirnos a gusto, cuidarnos.

Quizá una de las cosas que con más frecuencia hacemos es sentarnos o tumbarnos plácidamente, colocar las manos en nuestra barriga y escuchar música.

Y aquí surge la duda: ¿Qué música escuchar?, ¿qué volumen poner?…

En las clases de Yoga para embarazadas muchas mujeres me preguntan qué música es la más recomendada para su bebé. Y mi contestación es siempre la misma: La que a ti, como su mamá que eres, te haga sentir bien.

Cuando realizamos algo que nos hace sentir placer, segregamos una hormona muy característica, la oxitocina, lo que el obstetra francés Michel Odent llama “LA HORMONA DEL AMOR”, curiosamente la que necesitaremos para el parto y para la lactancia, entre otras.

Por lo tanto, cada mujer tiene que escuchar aquel estilo de música que le haga sentir de forma placentera, que le haga sentir bien. De esta forma, al recibir esta sensación agradable, el estado de ánimo de la mujer mejorará y empezarán  a segregarse hormonas que viajan a través de la placenta hacia el bebé y él recibirá esta misma sensación (1). Sea cual sea el estilo de música que decidamos escuchar. A una mujer le puede hacer sentir muy bien, por ejemplo, ciertas piezas de música clásica y a otras, música con elementos de percusión. ¿El volumen? Pues el que te resulte más agradable.

Y, ¿cantar?

Cantar es excelente. Es una de las prácticas más beneficiosas que podemos realizar de forma sencilla durante el embarazo, aunque creas que cantas mal. Para el bebé la voz más maravillosa que va a escuchar, es la de su mamá. El pequeñín no va a decir si su mamá desafina o no, no va a juzgar nada, sólo sentirá esa voz, cada vez más conocida. Esa voz que cuándo esté fuera le transmitirá calma.

Además cantar, es un excelente ejercicio de respiración, puesto que alarga las exhalaciones, las hace más profundas y más eficaces. Cualquier canción es beneficiosa, pero especialmente la que, como siempre, te guste más: ¿Alguna canción de tu infancia?

Así que, ya sabes, los días en los que te sientas un poquito menos alegre: canta, canta y canta. Tu cuerpo te lo agradecerá y tu bebé también.

(1)  Fuentes:



El cambio de pañal de un bebé

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cambiar el pañal a nuestro bebé es probablemente uno de los actos que más repetimos a lo largo del día en los primeros meses de vida de nuestro pequeño. Es posible que hayamos tenido hermanos pequeños o algún sobrino o primo con el que hayamos podido “practicar” algo. Pero, en general, los padres llegamos muy novatos al hecho de cambiar un pañal y en algunos momentos puede convertirse en un momento de caos donde el bebé llora, se estira, abre los brazos y mamá y papá no encuentran el derecho y el revés del pañal o dudamos de cómo pegar el velcro de apretado.

Hemos podido presenciar este momento “intenso” en un nuestro primer programa de Bebé a Bordo cuando Sheila y Albert cambiaban el pañal a su pequeño Ares.

¿Qué ocurre?

Cuando nos disponemos a cambiar el pañal al bebé le solemos colocar sobre una superficie, le desabrochamos la ropita y le quitamos el pañal sucio ¡Ay!, casi instantáneamente el bebé estira las piernas y los brazos con las manos muy abiertas, se ha despertado el conocido “Reflejo del Moro” (1) que ocurre, entre otros momentos, cuando el bebé siente frío sin pañal. Esto sin contar con que el frío puede despertar también las ganas de hacer pipí, que si es un chico… Bueno, ya sabéis.…

Entendiendo esto, ¿qué se puede hacer?

  • En la medida de lo posible intentad que la temperatura ambiental sea cálida, especialmente en los meses de frío.
  • Tener preparado el kit completo del cambio de pañal, para evitar prisas.
  • Al quitar el pañal, se pueden plegar las piernecitas hacia su cuerpito y hablar al bebé de forma suave, dulce, comprensiva. Si aún así el bebé sigue alterado se puede probar a introducir el dedo meñique en su boquita porque la succión es calmante. ¿Os acordáis? Es lo que hacía Albert en el programa 1.
  • Es importante tener en cuenta que si utilizamos toallitas húmedas, estas pueden estar frías nada más sacarlas del paquete. Ayuda  el hecho de mojarlas un poquito con agua tibia o bien frotarlas entre nuestras manos para templarlas.

Y como vamos a repetir esta acción múltiples veces durante el día podría ser bonito y muy útil crear una canción, una melodía o una poesía que comencemos a repetir a nuestro bebé en cada cambio de pañal. De esta forma el bebé irá asociando el cambio de pañal con un momento precioso de conexión con su mamá, con su papá, con sus padres.  Un momento de placer y de calma. Todos disfrutaremos y aprenderemos de la importancia de estar presentes.

Fuente:

(1)  Reflejo http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003293.htm



Nacer en otoño

Tiempo de lectura: 2 minutos

¡Qué bello es el otoño! La temperatura es aún agradable y los árboles van cambiando de color deslumbrándonos con esa gama de naranjas, marrones, verdes…

Ahora tienes a tu chiquitín en brazos y el calor no es abrumador. ¡Estupendo! Después de haber pasado los meses de verano con una gran tripita, es muy agradable esta estación.

El descanso, una buena alimentación y que tengas siempre a mano agua para beber es algo que no tienes que olvidar. Pero además, podemos aprovechar esta estación tan amable para recuperarnos del parto con armonía.

El otoño y el porteo

El bebé no necesita aún mucha ropa de abrigo y es todavía muy ligero, por lo que, quizá, sería una muy buena oportunidad para probar a portearlo. Podéis probar con el portabebés que mejor se adapte a vuestras  necesidades y gustos. Hay monitoras de porteo que pueden mostraros diversas opciones para que podáis elegir.

Además, el sol no está tan fuerte como lo estaba en verano, aunque los paseos a primera hora de la mañana y a última hora del día seguirían siendo los más recomendados para evitar las horas de mayor intensidad, especialmente en los meses de Septiembre y Octubre. Podemos aumentar el tiempo de exposición al sol a medida que vayamos entrando en el mes de noviembre.

¿Qué ropa le pongo a mi bebé en otoño?

Durante esta estación multicolor podemos encontrarnos con días especialmente calurosos y con días un poco más frescos. Es importante tenerlo en cuenta para tener a nuestro bebé vestido de forma que podamos ponerle un gorrito y unos calcetines si así lo consideramos o bien podamos quitárselo con facilidad.

Sin embargo, date cuenta de que si porteas a tu bebé estará calentito con el contacto de tu cuerpo o el de tu pareja y además puedes tocar y sentir de forma constante sus manos, sus pies, su cuerpo…

Déjate envolver por los colores del otoño mientras paseas con tu pequeño. ¡Todo un regalo para los sentidos!



¡Embarazada de gemelos o mellizos!

Tiempo de lectura: 2 minutos

¡Vaya sorpresa!

Para muchas parejas la noticia de un embarazo gemelar o de mellizos (1) puede producirles una grandísima sorpresa.

Las posibilidades aumentan cuando existen antecedentes en la familia o cuando el embarazo ha ocurrido por fecundación in vitro. En estos casos, quizá, el factor sorpresa se minimiza porque la pareja valora de antemano esta posibilidad. Pero en otras ocasiones… ¡Es algo inesperado!

En cualquier caso, se da una fase inicial de “asimilación de la noticia” ¿Dos?: “¿Cómo lo vamos hacer?” A veces, incluso, puede aparecer un sentimiento de rechazo, del que apenas se habla y que, si ocurre, lo sano es expresarlo y compartirlo en un entorno “emocionalmente seguro”, donde podamos sentirnos que no somos juzgados. Este es un sentimiento válido, como cualquier otro sentimiento que nos llegue. No pasa nada por sentirnos así, porque en ese momento es como realmente nos estamos sintiendo, Lo importante sería verbalizarlo, porque haciendo esto  lo sacamos de nuestro interior.

Durante el embarazo ocurren muchos cambios en el interior de una mujer, cambios físicos y emocionales  que pueden verse incrementados con el hecho de llevar a dos bebés dentro del cuerpo. El tercer trimestre es especialmente intenso porque es el momento en el que los bebés tienen que crecer con mayor rapidez para prepararse para el nacimiento. Siempre que cuentes con el apoyo de tu matrona o ginecólogo sería muy recomendable que mantuvieras una cierta actividad física durante el embarazo.  El yoga para embarazadas, si te gusta, podría ser una muy buena actividad para practicar, para que el cuerpo se vaya acomodando a los cambios que va experimentado con los dos bebés. Podría ser una muy buena herramienta para investigar posiciones que te hagan sentirte más cómoda a nivel físico, para que puedas expresar tus sentimientos y para que contactes con tus dos pequeñines a través de tu propia respiración.

Cuídate mucho, expresa tus necesidades y déjate mimar.

 

Fuentes:

(1)    Diferencia entre gemelos y mellizos: Los gemelos parten de la división de un mismo óvulo (fecundado por un solo espermatozoide) mientras que los mellizos parten de dos óvulos diferentes (y dos espermatozoides).



¿Qué ropa es la más adecuada para los primeros días?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ya tenemos a nuestro pequeño en nuestros brazos… ¡Qué suavidad!

Al volver a casa con nuestro pequeño vamos a ir encontrando, poco a poco, un nuevo ritmo como familia. El vestir a nuestro bebé es uno de los momentos “delicados”, especialmente al principio. Podemos utilizar este momento, como una oportunidad para conectar con nuestro bebé. Podemos hablarle con tono suave e incluso buscar una canción, de forma que el bebé vaya asociando el vestirse con algo placentero.

Pero… ¿Y qué le pongo?

La piel del bebé es una piel muy delicada, fina y muy suave. Es más delgada que la del adulto, con menos pelo, produce menos sudor y menos secreción sebácea (1) Además, las uniones entre las células que forman la piel son más débiles, por ello, es importante elegir el material más acorde hasta que vaya madurando

Sería conveniente buscar tejidos amables con la piel. El algodón es, sin duda, uno de los materiales menos irritantes.

Tenemos que tener en cuenta que durante el día, vamos a cambiar numerosas veces el pañal a nuestro bebé. Por ello, en Bebé a Bordo sugeriríamos ropitas fáciles de abrir por la zona inferior, sin botones que puedan dejar alguna marca en la delicada piel de nuestros bebés y que resulte fácil de introducir por su cabecita. Los “bodies” pueden ser una muy buena opción, de manga larga, para los bebés nacidos en invierno y de manga corta o tirantitos para los bebés nacidos en verano.

La cabeza es un lugar a tener en cuenta: Los bebés pierden calor por la cabeza. Por tanto, un gorrito, también de algodón, y no muy apretado, puede ser una muy buena prenda a tener en cuenta. En invierno, por las bajas temperaturas externas y en verano, por si estuviéramos en algún lugar con aire acondicionado.

Ahora bien, como hemos podido disfrutar en numerosas ocasiones en “Bebé a Bordo”, aprovecha cada oportunidad que tengas para desnudar a tu pequeñín y colocártelo piel con piel. El bebé reaccionará con placer a las caricias, calor y presencia de su mamá. ¡Disfrútalo siempre que puedas!

Fuente:

Asociación Española de Pediatría  http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recien_nacido.pdf