El destete

Tiempo de lectura: 3 minutos
Maite Navarro

Matrona

Organismos oficiales como UNICEF, OMS, AEPED… recomiendan para todos los países del mundo mantener lactancia exclusiva hasta los seis meses de vida del bebé y que el destete se produzca cuando la mamá y el bebé lo deseen, después de los 2 años: El destete del bebé se recomendará que sea GRADUAL eliminando una toma cada 3 o 4 días.

“Weaning” ó “acostumbrar a algo diferente” se refiere a un periodo que iría desde la introducción de la primera papilla hasta la última tetada, es la palabra inglesa que se utiliza para referirse al destete y define la incorporación de nuevos alimentos que complementarán JUNTO con la leche materna, durante un largo periodo de tiempo, la nutrición de nuestro bebé.

Actualmente la duración de la lactancia viene determinada por numerosos factores sociales y culturales. Algunos ejemplos pueden ser: ponerle fin por relacionarlo con la salida de los dientes, el nacimiento de un hermanito, la incorporación de la mamá al trabajo…

El destete debería realizarse de manera progresiva comenzando de manera parcial y cuando el niño sea más grandecito si fuese necesario se podrán pactar con él unas normas: tendremos con el niño un acuerdo que defina en qué lugares y cuándo podrá disfrutar de la alimentación con pecho, antes que inclinarnos de forma estricta a un destete definitivo.

En relación con el destete nocturno… no es recomendable: las hormonas que la madre segrega durante estas tomas son fundamentales para el mantenimiento de la producción láctea. Además, las tomas nocturnas llevan implícita una fuerte carga emocional, convirtiendo estos momentos en muy importantes para la relación madre-hijo.
Sweet baby eating her first carrot

Podemos diferenciar dos tipos de destete: el destete natural (es el niño el que decide que deja de mamar) y el destete inducido (a iniciativa de la madre).

Destete natural

Se produce cuando el destete se hace por iniciativa del hijo, es éste el que va a marcar el ritmo. Hay algunos niños que dejan el pecho de forma radical y otros van dejando de tomar poco a poco, se saltan tomas y piden otras cosas en su lugar, generalmente afecto. A veces, esta disminución no se hace de forma uniforme, sino que hay días en los que piden más, para volver a pedir menos pasados unos días.

Este tipo de destete puede causar tristeza, sentimientos de culpa y frustración en la madre, que no desea que este momento llegue aún y que ha de superarse poco a poco. Podemos compartir estos sentimientos con otras madres que hayan pasado el trance, pues nos ayudará a superar el proceso.

Si la madre queda de nuevo embarazada puede disminuir el interés del niño por el pecho, quizás debido a un cambio de sabor de la leche y una disminución de producción. La madre embarazada debe saber que puede continuar amamantando a su hijo a pesar del nuevo embarazo, aunque haya un rechazo inicial.

Destete inducido

Si la madre quiere iniciar el destete es mejor planearlo y hacerlo paulatinamente. El pecho es mucho más que alimento y hay que comprender que el niño va a necesitar doble ración de atención, mimos y cariños. No es recomendable iniciar el destete en un momento de grandes cambios en la vida del niño, tales como el inicio del colegio, enfermedades, incorporación al trabajo…

Contamos como estrategias de destete: distracción, sustitución (por consuelo, sobre todo si están cansados, frustrados o con miedo) o aplazamiento. Con un niño que ya nos entiende se puede negociar el demorar una toma. El niño debe ser lo bastante maduro para aceptar la espera. Se le puede ofrecer algo que le mantenga contento mientras tanto.

Si el destete se hace gradualmente, el pecho volverá poco a poco a su situación inicial de reposo, dejando de producir leche. Si es brusco, se pueden presentar afecciones como ingurgitaciones, obstrucciones o mastitis.

Por último podemos reflexionar acerca del poco sentido que tiene ofrecer biberones a los niños que saben beber en vasos de aprendizaje o en vasos normales porque vayamos a destetarlos, pues estamos introduciendo un objeto que tendrá que abandonar nuevamente tarde o temprano, con el consiguiente gasto emocional que implica.

 

Maite Navarro
Maite Navarro
Matrona
Especialista en lactancia y posparto

Igual te interesa seguir un rato

¡Qué calor! ¿Cómo afecta esto a mi bebé recién nacido? Todas las estaciones del año tienen su encanto…  Es interesante observar cómo nos adaptamos...
Leer más
A lo largo del embarazo has estado recibiendo y buscando todo tipo de información acerca de la lactancia materna y de sus beneficios tanto...
Leer más
“¿Será bueno hacerle un masaje a mi  bebé? ¿Qué sentirá?” Quizá si reflexionamos sobre lo que se siente ante un masaje amoroso y presente...
Leer más
Es un síntoma muy frecuente en todos los trimestres del embarazo, pero sobretodo da mucha guerra hacia al final. El efecto hormonal de la...
Leer más